martes, 22 de agosto de 2017

"Ojalá coincidamos con más gente que sí nos quiera, que sí nos busque, que sí nos escuche.Ojalá coincidamos con más gente que nos haga bien"

lunes, 21 de agosto de 2017

no more.

Ahora que ya ha pasado el día, mi día, es cuando me dispongo a hacer reflexión. A saborear esos pequeños detalles. Pero que por supuesto, para mi han sido enormes. Y que lastima a la vez que no haya podido compartirlos contigo. Esa indiferencia por tu parte es la que espero encontrar en un futuro en mi.

Sé que esto llevará su tiempo. Si de eso no tengo queja. Tengo queja de ti, que no me dejas. Te empeñas en aparecer, no sólo en cualquier detalle, sino cuando tú quieres. Me haces consciente y me recuerdas que ahí estás y que no me vas a dejar a ir. Que quizás no quieres perderme pero es que tampoco sabes cuidarme ¿Sabes? Me estás perdiendo y no sé si a posta. Pero si es así, eres un cobarde.

Cobarde por no mirar al miedo a los ojos, por no enfrentarte a él, por elegir el camino fácil, por hacerme ilusiones, porque sí... Las haces, por mucho que digas que lo evitas, que no te gusta hacerme daño y que serías incapaz.

La gente no sabe de ti, como yo sé. Y me da rabia pensar que eres como dicen, como yo pensaba que eras un futuro. Pero es que sólo me demuestras eso...


¿Qué esperar cuando estás esperando?

Ya no quiero esperar nada de nadie. Quiero dejar que la vida me sorprenda. Quiero darle tiempo al tiempo y que lo bueno, llegue. Más tarde o más temprano. Da igual. Lo importante es disfrutar del camino. Disfrutar de las personas que me encuentro en él. Porque sí. Hay personas increíblemente bonitas que no vemos por el hecho de mirar en la dirección equivocada. Por reincidir en la misma piedra una y otra vez.

No quiero más penas en mi vida. No quiero más lloros. No quiero más veranos así.
Quiero sentirme como me siento ahora. Querida. Importante. Aunque sólo sea una vez al año. Pero eso...  de mi depende. Aunque a veces tenga la sensación de que el tiempo no corre, pero sí... Lo hace.


No más.

Ya está. Déjame. 
No puedo más. No puedo con más mentiras, con más falsas ilusiones. Con falsas esperanzas. 
Porque me doy pena ya. Me doy pena hasta yo. Estoy cansada de todo esto. 
Que ni este día tengas un mínimo detalle. Ya no sé si hubiera sido mejor que no me felicitaras o que lo hagas de esta forma.

Y yo... Tonta ... que me dejo encontrar. 




viernes, 18 de agosto de 2017

Mi chica perseida

Hay puntos de luz, con ello no me refiero a la luz intermitente del whatsapp. 
Hay personas que están destinadas a encontrarse. Que las une un hilo, y no sólo de color rojo. Porque a decir verdad, tiene todos los colores habidos y por haber. Y es que para cada día hay un color, y si no lo hay, los coloreamos y si hace falta, nos los inventamos. 

Personas que te encuentras en la más profunda oscuridad y que sólo hacen brillar en tu vida, que apenas conoces de hace una semana prácticamente y ya la consideras parte imprescindible. Y es normal, normal que llegues hasta ellas, porque sólo con su luz, te alumbran lo suficiente el camino, tanto que te guían hasta ellas. 

Ojalá su luz no se apague nunca, ojalá sigan estando ahí, a miles de kilometros (quizás unos pocos menos) pero con la esperanza de que llegue diciembre, julio o agosto y que todo siga igual. Y a decir verdad, es una de las pocas cosas que tengo claro ahora mismo. 

GRACIAS





jueves, 17 de agosto de 2017

¿Y si es hoy el día en el que decides quererte más a ti? Eliminar toda esa gente que sólo te hace sentir peor, que te resta días, y que te resta a ti. ¿Te imaginas? ¿Te imaginas que un día eres capaz? Decides que ya estás cansada de la misma tontería de siempre.

Gente que toma decisiones por ti porque piensa que es mejor, pero que en el fondo lo único que hace es tomar decisiones en base a un criterio e interés, con el único pretexto de ser buenas personas, o quizás de creérselas.

Para ser buena persona hay que demostrarlo con hechos, y no con palabras (vacías). No quiero en mi vida ese tipo de personas las cuales no se alegran de lo bueno de los demás, esas que intentan cortarte las alas, de esas que no te dejan volar, por el simple hecho de que ellos no han podido hacerlo.

Aún así, quiero a esas personas, las echo de menos, pero no... No puede ser. Voy a empezar a hacer eso que hacéis vosotros, lo de quererse uno mismo y tal.



martes, 15 de agosto de 2017

PARA,.

Dicen que no hay más ciego que el que no quiere ver. Y yo, soy ciega y tampoco quiero ver. Aunque para ser sinceros sé perfectamente lo que hay. Tengo los ojos del corazón bien abiertos. Y sé donde no se me quiere. Sé donde se aprovechan de mi y de mi buena fe. Sé que si quiero ver un cambio, la que primero tiene que cambiar, soy yo.

Una vez me dijeron que si no me cuidaban, que lo hiciera yo. Que me protegiera. Y parece que ha tenido que venir alguien de fuera a hacerme entender que me tengo que querer yo antes que nadie. Lastima que sea por las malas. Pero es que sé que si no es por las malas, nunca aprendo. Triste pero cierto.

Ojalá algún día me quisiera tanto como te quiero a ti. Porque sí. Te tengo que querer para dejar que me hagas esto. Para que me arrastre por algo que sé que no cambiara. Porque quiero que tengas claro, que si yo viera un futuro de otra manera, que estaría encantada de hacerlo. De verdad, de la buena. Y tú sabes que nunca miento. Soy incapaz.

Pero bueno. Mientras me muero viéndote "en línea", mostrando interés sobre otras que no soy yo, intentaré tener la cabeza alta, porque no pasa nada. Todo se supera. Y el tiempo me lo  ha demostrado. Y como tú dices: "El tiempo lo dice todo".

Pero por favor, ya no juegues con mi tiempo. Porque para mi es oro. No por darselo a alguien más, sino porque lo necesito para pasar página y vivir nuevas aventuras, mejores o peores, quien sabe, aunque puesto a pedir...


... te pido a ti en aquel enero de playa.

domingo, 13 de agosto de 2017

''Ella se cansó de gastar lágrimas en sonrisas que nunca la miraban. En promesas que siempre la engañaban. En abrazos que nunca la apretaban. Ella se cansó de esperar a que la quieran, y empezó a quererse sola. Decidió salvarse a su manera, ser su propia amiga, su propia consejera. Y sacar todo lo que no sume fuera. Pensamientos, personas, sentimientos, lo que sea. Es ley primera, si no suma, fuera''.
-JPPO
Aceptar que las cosas cambian, también es de sabios.
La gente viene y va.  Más se que va que viene. Pero bueno, es algo con lo que aprendo a vivir día a día.  Siempre seré más de echar de menos que de echar de más.  ¿Qué le voy a hacer si me encariño tan rápido? Si doy todo lo que tengo, sin nada a cambio. Y no hablo sólo de amores. También de tormentas. De amigos que al final no resultaron eso, de eso que al final resultaron mucho más que amigos. 

Echar de menos quizás está sobrevalorado, pero es que siempre me quedo a mitad. Siempre. Alguna vez tendrá que cambiar. Mientras tanto... tiempo al tiempo y a disfrutar el momento. Que si tiene que pasar pasará. Si tiene que volver, volverá. Y si no vuelve, es que no era para mi. Quizás me espera algo mucho mejor que esta sensación verano si, verano también. Pero a pesar de eso, no puedo estar más contenta conmigo. Con mi forma de ser. Con ofrecer amor a tanta guerra. Que vengan, que me vuelvan a desilusionar, que ya me encargaré yo de canalizar todo ese sentimiento en algo positivo. Como siempre. 



sábado, 12 de agosto de 2017

Momentos y personas. Bright lighst.

Soy de esas románticas que piensas que todo ocurre por algo. Que las personas entran en nuestras vidas por un motivo y que se ponen en nuestro camino con alguna finalidad. Con alguna función.

Siempre he pensado así.
Al igual que he pensado que igual que entran, salen. Porque al fin y al cabo, ya ha dejado huella en nosotros. Que a veces, más que huella, es cicatriz. Pero bueno, eso es otra historia.

Considero que de todos tenemos algo que aprender. Que unos nos enseñarán a ser fuertes, y otros en cambio, nos enseñarán que llorar es bueno y necesario. Que no está de más sanar el alma, que por cierto, lleva su tiempo reconstruirla después de una tormenta ¿Y cómo lo hacen? Con amor.

Sí. Vaya ironía. Reconstruir el alma después de un desamor, pero la única solución para ponerle fin a tanto dolor, es más amor.

Ojalá pudiera aprender de esas personas y ser feliz por mi misma, y por los demás. Porque no hay mayor muestra de amor que esa.

Evitar cortar la libertad. Dejarlo marchar para sanar. Pero para sanarme yo. Que a veces me hace mucha falta.

Dicen, que si algo tiene que pasar, pasará. Que no le de vueltas. Como si yo pudiera parar mi cabeza, que va a mil por hora, un momento en el día. No saben el desastre que tengo dentro y, que verdaderamente, se muere por salir.

viernes, 11 de agosto de 2017

Está claro que no puedo olvidarme de mi. No puedo llegar a descuidarme tanto. He intentado siempre ponerme en la piel de los demás y olvidarme ponerme en la mía. Que llevar los zapatos de otros está muy bien, pero no cuando aún llevas el mundo a tus espaldas.

Siempre fui así. Empática a más no poder. Cosa que ahora veo como un defecto más que como una virtud. Y que triste es, considerar algo tuyo, como un defecto. Simplemente porque los demás se han aprovechado de eso. De tu buena voluntad, y de tu buen corazón.

Pero no te preocupes, porque esto es sólo un capitulo de tu extenso libro. Ese que algún día acabará. Y que si verdaderamente te da la gana, volverás a leer, pero sabiendo, que todo esto quedó atrás. Que no eres la misma. Que habrá llovido lo suficiente. Y que tú estarás muy lejos, ya sea de forma metafórica o literal.


jueves, 10 de agosto de 2017

uno: veintisiete.

"No estamos preparado parar perder a los que nos quieren sin contrapartida."

No estoy preparada para perderme yo sin contrapartida. Y es que el apoyarte a ti en tus decisiones y no ser egoísta conmigo misma, me está consumiendo. Y no lo digo yo. Lo dicen los hechos. La gente que de verdad me aprecia y me quiere. 

No puedo negar que es uno de los veranos más raros (y largos, aunque en un futuro me arrepienta al decirlo) que estoy teniendo. 

Es un constante querer y no poder. Porque sí, mucho te quiero, mucho que sumo puntos así contigo pero en verdad... Los dos sabemos lo que hay, aunque yo no. Simplemente intento ordenar mis ideas. Intento ser fiel a mi misma. Reaccionar conforme a mis pensamientos. No decepcionarme. Y no sabes que es mejor, o en este caso peor,  si decepcionarte a ti o a los demás. 

No saber que camino tomar, no saber que destino escoger. 




sábado, 5 de agosto de 2017

No nos merecemos.

No sé que es de ti. No espero saber nada tampoco (que mentirosa soy). Sólo espero el momento en el que decidas volver y yo sea lo suficientemente fuerte para decirte que no, que no hay nadie pero que tampoco quiero que vuelvas. Simplemente, no te lo mereces.

No te mereces que te esté esperando siempre. No te mereces que me quede pendiente del móvil para ver cuando llegas a casa, y no porque sea una controladora, sino porque quiero saber si has llegado bien. No te mereces que esté pendiente de si cumples o no tus promesas. No te mereces ni que se me salga el corazón por la boca al verte o al escuchar tu nombre en bocas ajenas.

Pero hay cosas que yo tampoco me merezco, y sabes perfectamente cuales son.


viernes, 4 de agosto de 2017

¡Buenos días mundo! 
Creo que para un día que despierto con ganas de comerme el mundo, también hay que dejarlo escrito. No todo van a ser penas, ni lloros por las esquinas. 

Poco a poco, sé que todo cambiará. 
Dicen por ahí, que si no acaba bien, es que no es el final ¿Y si el final no es otro más que este? No todos los finales son felices. También hay tristes. Pero bueno, yo mientras, tiempo al tiempo y que venga lo que tenga que venir ¿No?


jueves, 3 de agosto de 2017

Monotema.

Ya no sé si puedo creerte. Ya no sé si puedo fiarme de ti. No sé si tus palabras son de verdad, si tus sentimientos son reales.

Todo tiene dos caras, y por una parte, te creo, porque yo un día estuve así. Aunque bueno, más que creerte te quiero creer... Pero mi parte racional sabe que no, sabe que eres más listo que el hambre y aunque yo sea una inocente la mayor parte del tiempo, ambos sabemos que lo que quieres es un verano. Y lo que te hace falta, tal y como diría Loreto Sesma son un par de veranos conmigo.

Lo que no entiendo es si eres feliz, y eres feliz con los demás, y supuestamente yo te hago feliz, el por qué de esta situación.

No quiero que vuelvas una vez que este bien, porque no tengo los cojones suficientes a volvertelo a repetir. Quizás nunca vienes. Y no sé que me decepciona más. Si el que vengas o el que no vengas. El que no sea nada para ti. Porque créeme que me jode, y mucho, estar aqui delante escribiendo, sacando el alma a ventilar como yo lo digo, y tú ahí, sobreviviendo al calor de la mejor forma posible, siendo hielo y cristal.

Pero los dos lo sabemos... Esto algún día llegara a su fin. Tanto el verano, como su historia.
Ya está.
No has salido ilesa, pero sigues viva.




martes, 1 de agosto de 2017

Duramos lo que dura un amanecer.

Fue bonito mientras duró. Fuiste bonito. Fuimos bonitos. Porque habían ganas. Esas que ahora brillan por su ausencia. Porque no puedo más con esta situación. No puedo mendigar que me prestes atención. No puedo rogarte que me dejes verte. No puedes detenerme cada vez que empiezo a coger altura. No puedes pedirle más tiempo al tiempo, porque el tiempo se agota. No es una fuente renovable. Nunca lo fue, aunque yo intentara sacar el tiempo de donde fuera. Para regalártelo. Porque no he hecho otra cosa. Porque eras tú el primer pensamiento y el último. Y no tengo miedo en admitirlo.

Aún así te tengo que dar las gracias, porque me diste un aire que necesitaba coger. Me diste impulso para cambiar de libro, o por lo menos, cerrar un capítulo que llevaba tiempo queriendo cerrar. Sólo te pido una cosa, no me busques más. Por mi salud. Porque si es verdad eso que dices, de que me quieres, me lo debes.

Yo, por mi cuenta, sólo te debo un "hola" cuando te vea, porque es lo único que me va a salir, aparte del corazón por la boca. No quiero crear más recuerdos contigo, porque aún me acuerdo el primer día que te vi, con tu camisa de cuadros roja y negra, nervioso, caminando hacia delante, diciéndome por donde tenía que ir. Con tus famosas zapatillas reebok blancas. O esa vez que quedamos, bueno, esa tercera vez, que me llevaste a tu lugar favorito y me llevabas de la mano, ahí ya supe que era demasiado tarde, y que esto traería cola. Cuando te mordiste el labio en el coche mirando hacia delante, mientras me dabas la mano. O esa última sonrisa a mitad de ese beso mientras me decías "no muerde"... Como ves, me acuerdo de todo.



Pero aquí lo dejo.
Entre lágrimas, y enfados.
Porque ya sí que no, no puedo más.
¿Sabes qué pasa? Que el verano acaba, y todos vuelven a su sitio. Menos yo, porque nunca salí de él. A mi no me va a dar sensación de nostalgia en pleno otoño. A mi no me va a dar por buscar restos de amor en esquinas. Ni me va a dar por echar de menos ese amanecer.

Porque yo soy consciente de todo. Aquí y ahora.
La diferencia es que tú no.
Y quizás, aunque ahora sienta perder (otra vez) sé que volveré a ganar.
Tú, por el contrario, puede seguir probando suerte. Esa que no existe.