viernes, 24 de febrero de 2017

Parfait.

Cuando sabes que todo va a ir perfecto. Y no por ausencia de baches, barreras o miedos, porque siguen estando ahí, sino porque sabes que contigo basta. Que tú tienes la solución a esto. Y que todo, y absolutamente todo, es cuestión de actitud. A fin de cuentas, el hecho de que esté escribiendo esto, y esté aquí, es por mi. Porque yo me lo he currado. Porque sé que conmigo basta, que no necesito a nadie que no me necesite o me haya necesitado. 

Soy feliz. Hago lo que me gusta. Y si no me gusta, tengo las herramientas necesarias para cambiarlo. Porque como ya he dicho, depende de mi. 


martes, 21 de febrero de 2017

ejem

Si ya tienes la vida que querías y no echas en falta a nadie ni nada 
¿Para qué coño sigues buscando mis cosquillas? 


lunes, 20 de febrero de 2017

Todos los caminos llegan a Roma.

“Sin darte cuenta, me hiciste el regalo más grande, y al mismo tiempo, me has dado la lección más valiosa… Demostrarme que pese a todas las historias fallidas, mi corazón no se había convertido en piedra, que nunca es tarde para despertar y recordar lo maravilloso que es querer y que te hagan sentirte vivo.”


En braille.

Hay tres tipos de personas que conocerás a lo largo de tu vida. El primer tipo solamente mirará el índice de quién eres y saltará directamente a las partes de ti que más le interesen. El segundo tipo se molestará en leer todos y cada uno de tus capítulos y quizás doblará alguna de tus páginas que más le inspire. Conocerás a gente que encaja en uno de estos dos tipos, seguro. Pero será el tercer tipo el que nunca veas venir. Y ese tipo será la única persona que, no solo acabará tus frases, sino que también se quedará con tu libro.


domingo, 19 de febrero de 2017

Sigo teniendo fe en la humanidad. Sigo creyendo que en este puto mundo hay gente buena. Aunque parezca que no, que abundan los cabrones sin ápices de bondad. Pero sigo pensando que están ahí, que esa gente, sigue estando, pero que hay que saber encontrarla. Y yo, aunque tenga a esos cabrones, muy cerca, más de lo que me esperaba, puedo decir que también me estoy encontrando a gente muy bonita por el  camino. 


martes, 14 de febrero de 2017

Para TÚ.

"Y es que en este tiempo me he dado cuenta que los pequeños detalles son los que hacen las grandes cosas. Y que tú has hecho infinito mi límite y así te doy las gracias por ser la única persona capaz de hacerme llorar riendo, para aparecer en mi vida con esa sonrisa loca, con ese brillo en los ojos capaz de pelearse contra un millón de tsunamis….
Así que no… no sé dónde estaremos mañana, no sé dónde estaremos dentro de 10 años, ni cómo se sale de Roma, no te puedo asegurar nada.  Pero te prometo, que pase lo que pase,  estés donde estés, voy a acordarme de ti toda la vida, por eso, mi luna va a estar siempre contigo, porque tú me enseñaste a vivir cada día como el primer día del resto de mi vida y eso, eso no lo voy a olvidar nunca."


sábado, 11 de febrero de 2017

No. No quiero volver a acariciar ruinas para terminar rompiéndome yo. No quiero volver a ser ese clavo que saca otro clavo. No, no me voy a dejar. No quiero más juegos, ni más intereses ocultos. Quiero las cosas claras. Quiero que esta ilusión sea de verdad. Quiero miradas de complicidad y sonrisas de no parar. 

viernes, 10 de febrero de 2017

M.

¿Sabes ese momento en el que sientes que todo fluye bien? Ese momento en el que no tienes prisa por llegar, porque tu intención es disfrutar del paisaje. Descubrir nuevos lugares que visitar, nuevas bocas que besar.

Quien sabe, quizás siempre hemos estado conectados y no lo sabíamos. Personas que iban y venían, sin darnos cuenta que siempre estábamos ahí. Tú y yo.

Que sí, que quizás mi manera de juzgar no ha sido la más correcta. Pero no sabes cuanto me alegro de equivocarme esta vez. Pero equivocarme contigo.

domingo, 5 de febrero de 2017

Una vez me dijeron que tiempo al tiempo, era más tiempo.
Tontería de la edad al fin y al cabo.

Y hoy, varios años después, me sigo acordando de esa frase. Que las mejores cosas son para la gente que sabe esperar. Que ser impaciente no sirve de nada. Con el tiempo me voy dando cuenta que las decisiones son mías, que los hechos son míos y que la razón, también es mía.

Que quizás, por entonces, no estaba tan equivocada. Y aquí, dos años después o dos semanas, tengo la razón. Quizás la culpa no era toda mía.

Pero bueno, yo como siempre, dándole vueltas a todo. Para no perder la costumbre y tal.

jueves, 2 de febrero de 2017




Las cosas han cambiado. Cambian las circunstancias y cambiamos nosotros.