martes, 31 de enero de 2017

Ataque de nervios. Fantástico misterio.

Hoy me han dicho: "Porque te lo mereces nena, no te lo preguntes"
¿Y si tiene razón? ¿Y si no tengo que darle más vueltas? ¿Y si ahora es el momento? Sí, lo sé. Soy la reina del  "¿Y sí..?". Pero quizás es verdad que debo dejarme de sorprenderme cuando vienen aires favorables. Quizás si me lo merezco. 

Poco llevamos de este 2017 pero creo que estoy aprendiendo más de lo que he aprendido de aquí a atrás. No juzgar, por ejemplo. Dejarme llevar. 

sábado, 28 de enero de 2017

Mi desastre.

En que momento se me ha ocurrido abrir el cajón desastre. Y que empezarán a salir antiguos recuerdos. Echar la vista atrás siempre es bonito, bien sea para recordar o para volver a tomar impulso.

No siento ningún tipo de rencor. Ninguno. Me alegro de haber vivido todo lo que he vivido, porque de todo he aprendido. Y no es una rima sin más, es una realidad.

Quizás no era nuestro año, quizás prometiste muchas cosas que no debías, pero no te lo tengo en cuenta, porque el cariño que te tengo, es aún más grande que esa desilusión. Es inevitable que no llore al ver ciertas cosas, pero eso no quiere decir que te quiera de vuelta. Aunque que coño, yo suspiro un poco por ti, pero le digo a mi cabeza que se haga la loca. Como tú, vamos.

Sé que muchas cosas que escribiste, están ahí, y no porque lo escrito no se lo lleve el viento, sino porque sé que ese cariño que yo tengo, también es recíproco pero por fin hemos entendido que es mejor así.

Bien sea por aburrimiento o por necesidad, sabemos donde tenemos las cosquillas y sabemos donde tenemos que volver cuando nos sentimos tan solos. Lo sabemos.

Quién sabe.
La vida da muchas vueltas.
Y yo por si acaso, todo esto, lo vuelvo a guardar en mi cajón desastre. Pero esta vez, con la condición de no abrirlo nunca más. Promesas que no se cumplieron en su momento, besos con fecha de caducidad tal vez, nuestros cumpleaños, el tuyo y el mio.


per astra ad aspera



martes, 24 de enero de 2017


Pero más firmes serán los pasos que me alejen de tu guerra, y quien sabe, 
con suerte llego a montañas menos altas y menos complicadas. 

I'm on my way

Yo no pido nada. Sólo dame paz.
No me meto con nadie, no miro a ver como te va. No me interesa. Me da igual. Eso no quita que no me acuerde y no te desee lo mejor. Porque sinceramente, te deseo lo más bonito de este mundo. Te deseo buenas noches y buenos días. Que se queden a un lado las cosas que no merecen la pena. Esas que nos quitan las alegrías. Y quien sabe, quizás algún día volvemos a quitarnos las penas juntos. En  algún sitio o con algunas risas. Que más da.

Lo que tengo claro es que mi destino, me lo gano yo. Y lo lejos que llegue en el camino, depende de mi. Tú por el tuyo, y yo por el mío. No tengo que echar nada en cara. No tengo nada que hablar. Cada uno a fin de cuentas decide que hacer y como hacerlo. Si decidimos o decidiste que esto fuera así, yo lo he aceptado. Hazlo tú.


lunes, 16 de enero de 2017

Me haces tanta falta que ni te imaginas... Y no estás. Simplemente no estás. Porque tú lo decidiste así. Porque le diste importancia a otras personas. A  las cuales no les quito importancia, porque si te hacen feliz, vale la pena. Pero quiero pensar que yo también la valgo.

Dilema moral.

¿Quién eres tú para venir y juzgarme? Decirme como tengo que ser, como tengo que actuar en todo momento ¿Quién te crees?

Te crees con derecho de decirme lo que tengo que hacer, porque hay intereses externos más importantes que la condición interna de uno.

Perdoname si quiero ser fiel a mis principios, si quiero ser fiel a mi persona. 

Puede que no tenga razón, no te lo discuto, pero si me equivoco quiero que sea por mi misma, porque son estos pasos los que me llevarán al final de mi camino, no los tuyos. 

No eres nadie para decirme que no valgo para una cosa, porque a día de hoy, no soy gilipollas ni me falta un brazo. Tú, el mismo que dice que sé comportarme en cada situación ¿Por qué no te dedicas a creer más en mi en lugar de echarme cosas en cara? ¿Por qué? Te empeñas en decirme lo que no valgo, o para qué no sirvo, sin darte cuenta de que quizás no eres el mejor ejemplo del mundo, pero sabiendo que eres el mayor ejemplo para mi. Que te tengo como un referente ¿Te haces una idea de todo lo que me duele esta situación? No porque sea esta situación en concreto, sino porque siempre vas contramarea, siempre vas viento en contra, sin pensar por un momento, que esto es natural. Que esto es vida. Que quizás, el que va en la dirección contraria, eres tú. 




sábado, 14 de enero de 2017

Las cosas llegan tarde pero llegan, o eso dicen... 
El pasado 31 de diciembre escribí esto y hoy, le he dado sentido. 
No es el audio más perfecto del mundo pero a mi me sirve para desahogarme. 

video

Créditos de la canción instrumental a David Solís. 

frenética.

Soy frenética y estoy corriendo siempre. Odio perder el tiempo. Aunque si hay que emplearlo en causas perdidas, lo puedo dejar pasar como quien deja pasar el último tren sabiendo que no hay otro.

Soy consciente de que puedo "impresionar" por no decir "agobiar" a la gente por el simple hecho de abrirme de par en par y dejar que corra la sinceridad por cada poro de mi piel. Pero soy sentimental. Me encantan las cosas hechas con amor, aunque luego tenga que pedir perdón. Me encantan los pequeños detalles, esos que no te esperas. Un "Baja que estoy", o un simple huevo kinder después de una mañana de estudio.

Me gustan las sonrisas sinceras, y dar los buenos días allá donde voy, dar las gracias y pedir perdón siempre que sea necesario.

Soy tan, pero tan pequeña, que en mi cuerpo no caben dos sentimientos a la vez. Prefiero dar amor y si puede ser, corresponderlo también.

No tengo prisa, porque aquí estoy. Sin perder el tiempo. Aprovechando cada rasgo de soledad que me permita hacerme cada vez más grande, porque de eso se trata, de saber ser feliz pese a la circunstancias.


viernes, 13 de enero de 2017

Ayuda, please.

A veces envidio la facilidad que tienen otras personas para dejar malos pensamientos fuera de sus cabezas, así, como si hicieran magia. Envidio esa facilidad que tienen para que les de todo igual.

Quizás es que el problema es que yo soy demasiado correcta. Demasiado responsable. Demasiado humilde. Demasiado honesta. No sé. Quizás no encajo en este mundo de antifaces.

Y por más que busco, encuentro lo mismo. Egoísmo. Intereses ocultos. El problema en verdad, es que soy demasiado transparente. Mis intenciones se ven desde lejos. Mis intenciones de ir siempre por delante.

Lo que está claro es que siempre fui de letras, porque pensé que era más bonito llenarle a  alguien la vida con palabras que te hagan sentir bien, a llenar la vida de una persona con número. Y sí, tengo una mente muy pero que muy retorcida, y nadie entenderá esto. Tampoco es que muchos lean esto (jeje) pero a veces necesito externalizar esta puta ansiedad.


jueves, 12 de enero de 2017

Sé que soy capaz de hacer cosas que nunca me había planteado. También sé que mucha gente no cree en mí, pero antes tampoco y lo he logrado. He logrado estar donde me proponía, dejando con la boca abierta a muchos. 
Y hoy, de nuevo, me enfrento a nuevas metas. 
Puede que no haya nadie para verme, pero sé que estoy yo. Y con eso, sobra. 


jueves, 5 de enero de 2017

Brindemos.

Porque sí. Por ti. Por mi. Por los dos. Porque nos lo merecemos. Nos merecemos ser felices. Nos merecemos sonreír sin motivo y de la forma más tonta posible. Ilusionarnos de nuevo con pequeñeces. Porque un día, el rencor se va y sólo queda lo bonito. O quizás no tan bonito. No deseo nada malo, al contrario. Cosas bonitas y no sólo para mi. Para ti también. Que seas feliz, y que dejes serlo. Que se te acaben las excusas y hagas eso que siempre has querido. Porque sólo existe el hoy (ojalá yo sepa aplicármelo).

Pero sigo abriendo puertas y ventanales. Y bendito aire el que entra, porque ventila completamente. 


Siempre nos quedará París ¿Sabes?

domingo, 1 de enero de 2017

Que dé igual, no siempre da lo mismo.


Conclusión:

En general la canción va de un Él que es incapaz de querer tal cuál por culpa de su falta de autoestima y sus miedos. Por eso ha construido muros, le habla en metáforas indescifrables y tiene una torre de control que se esfuerza a todas horas para mantenerla a Ella apartada. Si fuera por Él, huiría. Pero no puede, porque la desea y porque secretamente quiere deshacerse de la torre de control. ¿Qué papel tiene Ella en todo esto? Solo lo empeora ("tú llovías sobre mojado" lo cohíbe ("a tu inconsciente coacción"). ¿De verdad? Bueno, hay una frase que hace dudar:  "no puedo asimilar que era yo ... y era yo". Quizá en realidad, aunque la culpe a Ella, ya ha reconocido que el problema es propio. Es de suponer que sabe que la solución es apagar la torre de control. Pero como esto sería demasiado fácil, sale por la solución trágica; que Ella aprenda a odiarlo, que pase el tiempo y que llegue un momento en que Ella entienda el por qué de todo. Y con todo me refiero a que el la quiere, pero no puede quererla bien y que el hecho de que a Ella "le dé un poco igual" que Él se esconda tras metáforas y muros no ayudaba.

http://unapera.blogspot.com.es/2016/02/cuando-no-me-ves-love-of-lesbian.html