miércoles, 30 de noviembre de 2016

Creo que yo también tengo derecho a quejarme. Derecho a gritar que paren el mundo. Derecho a llorar, aunque el motivo sea una tontería.

Siempre pongo ganas en todo lo que hago. Lo hago con vocación. Pero llega un momento en el que yo también necesito ventilar esas ganas. Darme un poco de espacio. Estar conmigo misma para poder superarme el día de mañana. Necesito que me den la razón, aunque no la tenga. Aunque sea para callarme. Necesito que me escuchen. Saber que puedo contar con alguien. Necesito saber que soy importante para alguien. Necesito saber que no soy la única tonta capaz de aguantar el chaparrón por cualquiera.

Necesito saber, que también lo aguantan por mi.

Lo necesito.


lunes, 28 de noviembre de 2016

Cuento de invierno

¿Y si erase una vez un cielo sin estrellas? ¿Y si las estrellas no son lo que creemos? ¿ Y si la luz de la lejanía no viene de los rayos de los distantes soles sino de nuestras alas al convertirnos en ángeles? El destino nos llama a todos y hay mundo más allá del nuestro donde todos estamos conectados. Todos somos parte de un gran y conmovedor plan. 

Cuando se pierde el verdadero amor, se desvanece todo el sentido de la vida. Nos quedamos vacíos. Pero la posibilidad del destino perdura. Lo que nos deparará aún está por descubrir. Y alguna vez, muy de vez en cuando, ese viaje para encontrar nuestro destino puede desafiar al mismísimo tiempo. 

Ninguna vida es mas importante que otra, y nada es casual. Nada ¿Y si todos somos parte de un gran patrón que quizás un día llegamos a entender? Y un día, una vez hecho lo que sólo nosotros somos capaces de hacer, nos elevamos y nos reunimos con esos a los que más hemos querido para abrazarlos por siempre. ¿Y si nos convertimos en estrellas?


Las cosas claras. el chocolate espeso y tan ricamente. 

viernes, 25 de noviembre de 2016

Una silueta que viene y va


It's just a silhouette, a flick in the blinds

It's just a mind trick, I don't know why
But it reminds me of someone that I used to know
All that I can't forget, is every night right beside me
I open my eyes and it reminds me
I should have never let you go



I wanna put my arms around you
Tell everyone I found you
But you're just a shadow in my mind



You know you've got me so enchanted
Why you gotta be cold-heart

Dancing on your own in the cold streetlight




jueves, 24 de noviembre de 2016

Tengo mi propio mundo y el privilegio de abrirlo a quien yo quiera.

Lo sé. Quizás no soy la típica chica con las típicas inquietudes. No es algo que me haga especial, pero quizás si diferente. Y no por ello creo que sobresalga sobre las demás.

Intento no llamar mucho la atención, pasar sin hacer ruido pero dejando la mayor huella posible. La cual siempre intento que sea positiva.

Sé que muchas veces me ahogo en un vaso de agua, pero también sé que siempre salgo a flote. Sé que a la mínima lloro, pero también a la mínima sonrío. Porque sí, creo que una sonrisa tiene el poder suficiente para contagiarse. Creo firmemente en que un pequeño gesto, puede ser el principio de un largo proceso de cambio. Creo que las palabras bonitas hay que decirlas más a menudo, incluso lo que sentimos. No dejarnos nada en el tintero por miedo a perder. Por miedo a lo que puedan pensar de nosotros. A lo que puedan sentir hacia nosotros.

Soy de las que piensa que las cosas hechas de corazón, están bien hechas, porque son las que de verdad llegan. Aunque ese gesto duela en otras personas. Pero sinceramente pienso que es peor vivir engañados.

Y sí, también pienso que las cosas, esas que nos duelen, deben superarse. Deben ser mejoradas. Aportar lo mejor de nosotros mismos. Ir superándonos día a día. Y no para que nos vean los demás como crecemos, sino para sentirnos grandes nosotros. Para sentir que aportamos algo al mundo. Que somos capaces de sumar allí donde sólo se establecen diferencias.

Vivamos al máximo. Ironías de la vida que yo lo diga teniendo en cuenta mi historial, pero coño, es la mejor opción que nos queda.


miércoles, 23 de noviembre de 2016

Estoy harta. HARTA.
Harta de que se aprovechen de la buena voluntad de la gente, esa que no piensa mal porque simplemente se niega a acertar, porque prefiere no hacerlo. Esa gente que es ingenua, que aún llorando, intenta regalar una sonrisa, para ponerle, aunque sea poquito, alegría a la vida.

Y ¿Qué obtiene? Palos. Por allí y por aquí.
Estoy tan cansada que eso sea el pan de cada día. Estoy al límite. Y sí, a veces pienso como Rousseau, Neill... Grandes pedagogos que piensan que el ser humano es bueno por naturaleza, es bondadoso, generoso.. y es la sociedad que se encarga de corromperlo ¿Ironías de la vida que yo también lo sea? Y no me refiero a lo de grande...

Vosotros, los que os encargáis de destacar siempre lo negro que está el mundo... y los que no dejáis destacar a la gente que sí está dispuesta a cambiarlo. A aportar luz a tanta oscuridad.


- F. Kahlo


No te voy a pedir que me des un beso. Ni que me pidas perdón cuando creo que lo has hecho mal o que te has equivocado.

Tampoco voy a pedirte que me abraces cuando más lo necesito, o que me invites a cenar el día de nuestro aniversario.

No te voy a pedir que nos vayamos a recorrer el mundo, a vivir nuevas experiencias, y mucho menos te voy a pedir que me des la mano cuando estemos en mitad de esa ciudad…

No te voy a pedir que me digas lo guapa que voy, aunque sea mentira, ni que me escribas nada bonito.

Tampoco te voy a pedir que me llames para contarme qué tal te fue la noche, ni que me digas que me echas de menos.

No te voy a pedir que me des las gracias, ni que hagas el tonto conmigo cuando mis ánimos están por los suelos, y por supuesto, no te pediré que me apoyes en mis decisiones.

Tampoco te voy a pedir que me escuches cuando tengo mil historias que contarte. Es más, no te voy a pedir que hagas nada, ni siquiera que te quedes a mi lado para siempre…

Porque si tengo que pedírtelo, ya no lo quiero.


domingo, 20 de noviembre de 2016


Aún me pregunto si soy yo la culpable de todo. Si es que no sé encajar las derrotas. Si es que sigo anclada en algo que pudo ser y no fue.

Aún me pregunto porque has sido tan complicado. Porque no podrían ser las cosas más sencillas. Porque me sigo creyendo todo. Porque no te dejas llevar. 

Estoy cansada de esta situación. De que te rias de mi. De que me lleguen mensajes tuyos de madrugada y no pueda dormir. Y no porque sea un mensaje. Sino porque es tuyo, y todo lo que eso implica. 

Sólo tenías que dar un poco por mi. Apostar por mi. Pero veo que prefieres perderme. Prefieres descubrir otras montañas por si te gustan más. Prefieres leer otros libros por si los encuentras más interesantes. Sabiendo, que este tarde o temprano, lo acabarás leyendo. 

Pero siento decirte, y muy a  mi pesar, que me estás perdiendo. Me estás perdiendo hasta como amiga. 

Pf. Ojalá te tuviera delante para decirte todo lo que pienso, para que te abrieras más a mí y saber exactamente que es lo que piensas. Pero  no, mejor que se queden las cosas así. Con "vistos" en azul, sin última conexión. Con excusas baratas. Como siempre. 


sábado, 19 de noviembre de 2016

"De vez en cuando la gente da un paso adelante, y esa iniciativa está por encima de ellos mismos. A veces te sorprenden. A veces se caen de golpe. La vida a veces es divertida, puede llegar a agobiarnos, pero si miras de cerca, encontrarás esperanza en las palabras de los niños, en las notas de una canción y en los ojos de alguien a quien amas. Y si tienes suerte, es decir, si te sientes la persona con más suerte de este planeta, la persona a la que tú amas decidirá corresponderte"

miércoles, 16 de noviembre de 2016

ACLAROme



Y la pregunta a la respuesta que ya tengo es ¿Qué puedo esperar yo de esa persona? Si día tras día, y año tras año, la respuesta siempre es la misma. Y por mi parte parece que también, que en lugar de disminuir con tanto castigo negativo, lo que hago es potenciarlo. Me conformo con lo mínimo, y luego, cuando no hay ese mínimo, que hay menos, me sigo conformando. 

Será verdad eso de que somos de planetas diferentes, que por muy parecidos que nos veamos, seguiremos siendo polos opuestos. Ya sabemos lo que dicen de los polos opuestos... 

Y lo que odio ¿Sabes que es? Que siempre llegará noviembre, y tú con él, siempre proponiendo guerra, como diría funambulista. Y el problema es que tú haces que sea noviembre cada mes. Que hayan guerras cuando sólo existe amor, aunque sea el mío.

No te das cuenta, o no te quieres dar, pero por ti sería capaz de aguantar el frío sin guantes. Y odio llevar las manos frías. Sería capaz de dejar la nocilla por un par de días. Y sabes mi adicción a ella. Por ti sería capaz de muchas cosas, pero la cosa es ¿Y tú? ¿Tú serías capaz de algo? Porque quiero hechos. Las palabras se las lleva el viento, y lo escrito, se queda guardado.

No vale con que me hagas preguntas, sabiendo que la respuesta siempre eres tú y que me busco cualquier excusa para no responderte, para darle la vuelta a la tortilla. Digamos que me intento hacer la dura. 

No es que llegues, que puedes llegar cuantas veces quieras, la cosa es que luego te acabas yendo, de mejor o peor manera. Y para ser sinceros, ya estoy cansada. Estoy cansada, tanto que llega un punto en el que todo me da igual. Qué vale. Qué tú ganas. Qué OK. 

No voy a buscarte más las cosquillas. Pero tampoco lo hagas tú conmigo. Y si lo vuelves a hacer..... Aclárate. 

lunes, 14 de noviembre de 2016


Una de cal y otra de arena. 
Yo no te pido que sumes, pero tampoco restes. 
Por favor. 

viernes, 11 de noviembre de 2016

Hay ciertas cosas que se acaban

"500 preguntas flotando por la habitación"

Ojalá supieras todo lo que te echo de menos. Ojalá supieras la falta que me haces. Ojalá supieras que nunca nadie ha podido llenar tu vacío. Ojalá supieras que es escuchar tu nombre y no se reaccionar. Ojalá estuvieras aquí, aunque sea para hacer los gilipollas un rato. Eso que tanto nos gustaba. Que daba igual el día y el momento, la circunstancia y el lugar.

Espero que allí donde estés, estés cómodo y tranquilo, que te traten bien, que sepan darte lo que te mereces, porque créeme, era mucho. Espero que te estén dando eso que tú me transmitías a mi. Eso que necesitabas.


martes, 8 de noviembre de 2016


No voy a volver. No porque esté prohibido (ya  sabemos que lo prohibido atrae) sino porque ya no me interesa.

lunes, 7 de noviembre de 2016

Decisiones

Quizás es momento de tomar decisiones. Aunque duela. Aunque existan daños colaterales. Quizás es ahora o nunca. 

Hay decisiones. Unas importantes. Otras menos importantes. Decisiones simples. Sin sentido. Y otras en cambio... Joder. Duras. Difíciles. Pero todas, y absolutamente todas, son valientes. 

Dejémonos guiar por el corazón, por nuestra educación emocional, esa que vamos aprendiendo día sí y día también. Que no todo es blanco o negro. Que existen infinitos matices, y ya no sólo grises. 

La vida de una persona no está escrita en el destino, o quizás sí. Quizás siempre lo estuvo. Pero somos nosotros los que somos capaces de reescribir la historia. Démonos el lujo de hacerlo. De equivocarnos, para bien o para mal, pero eso sí, que nos sirva siempre para aprender y hacer el menor daño posible a los demás. A esos que de verdad nos quieren. A los que regalan lágrimas por alguno de nuestros actos. Y no por el hecho de regalar, sino por el hecho de que no saben como expresar este sentimiento. Y a ellos, dejémosle demostrar eso que sienten. Que también tienen voz y voto. También son personas. También sienten, aunque no sepan expresar. 


viernes, 4 de noviembre de 2016

All you need is love

Todo lo que necesitas es amor. Y lo sabes. 

El mundo es negro. Y cada día estoy más segura de ello. Estoy segura porque en esa oscuridad puedo ver la bondad de la gente. Puedo ver el buen corazón que tienen. Y allí, donde está más oscuro, es porque falta amor, amor del bueno. 

Ojalá la gente fuera consciente de ello. Ojalá se regalará más amor. Más días de amor. 


"Chicos, nunca subestiméis el poder del destino, porque cuando menos te lo esperas, el detalle más insignificante puede causar un efecto en cadena que cambie el rumbo de vuestra vida."
-Cómo conocí a vuestra madre-

martes, 1 de noviembre de 2016

Ultimatum.

Si hablamos de eternidades que no sea la de un martes disfrazado de domingo. Con sus cosas tristes, con sus cosas que hacer, con sus ganas de llorar, con sus ganas de ver luces donde sólo hay sombras. 

Puestos a hablar de tardes, hablemos de esa tarde de domingo, escondidos cual Bisbal y Chenoa, bajo esa lluvia, viendo películas a mitad, sin sentido. Abrazados. Sin tener nada en común, sólo esas ganas locas de tocar. 

Y con tocar, no me refiero a como hemos acabado tocándonos las narices o la indiferencia tal vez, sino tocándonos las cosquillas. Esas que te prohibí por miedo a no prohibir mucho más. 

Y aunque ahora la metáfora venga como anillo al dedo, soy esa Laura, con la simpleza de que está vez el que no está eres tú. El que puede que esté, pero que esté mas distante que nunca.