sábado, 19 de marzo de 2016

Claro que te echo de menos. Pero como persona. No quiero que vuelvas, porque a pesar de que sea duro decirlo, eres tóxico para mi. Segundas partes nunca fueron buenas, lástima que tú no te hayas dado cuenta yendo ya por la 5º secuela.

El problema no lo tengo yo, yo fui un daño colateral de tus múltiples trastornos emocionales, porque uno y uno a veces no son dos, sino que son multitud.

Y no te hablo desde el rencor, porque créeme, ya no existe, sino desde la nostalgia. Esa nostalgia que aparece cuando menos te lo esperas y que no es buena.

sábado, 12 de marzo de 2016

Cada día, aprendo un poquito más.

He aprendido a estar sola. Por necesidad.
Porque sí. Lo necesitaba. Necesitaba mi espacio. Necesitaba darme cuenta que no necesito de nadie para ser feliz. Que las cosas se van ordenando solas sin querer. Que todo debe reflexionar sobre sí mismo y darse cuenta que con uno mismo sobra.

Tengo ganas de disfrutar de este momento, para aprender, o seguir aprendiendo. Porque sé que habrán cosas que no haré bien y de las cuales puedo sacar algo de provecho.


jueves, 10 de marzo de 2016

miércoles, 9 de marzo de 2016

Bye bye.

Ya no duele si viene o vas. Ya no duele tu intermitencia. Ya no duele ver como le hablas y como ella te responde. Ya no me duele.

Ya no siento rencor, ni ganas de querer llorar. No siento rabia ni el querer pegarte. Ya no siento.

Lo único que habita en mí es indiferencia.

viernes, 4 de marzo de 2016

Gossip girl 2x24

Las hombreras vienen y van pero una amiga íntima es para siempre. Porque aunque no estés segura de dónde vas, alegra saber que no estás haciéndolo sola.

Nadie tiene todas las respuestas y a veces todo lo que podemos hacer es pedir disculpas y dejar que el pasado quede en el pasado.


Otras veces tenemos que mirar al futuro y saber que aunque creamos haberlo visto todo, la vida puede seguir sorprendiéndonos. Y podemos seguir sorprendiéndonos a nosotros mismos. 

miércoles, 2 de marzo de 2016

Echar de menos

Esa sensación que tiene una doble cara y una profunda ambigüedad. Para algunos es una muestra de cariño y para otros una muestra de que falta algo en su vida. Algo que hacías y que ya no haces. Algo que anhelas, ya no sólo los momentos, sino las sensaciones. 

La sensación de sentirte parte de algo.
Quizás sea una persona demasiado sentimental y una canción sea la causante de esta nostalgia. 

Echo de menos esos días largos de exposiciones, en los que preferías exponer la primera para quitártelo de encima cuanto antes y emplear tu tiempo en otra cosa. 
Esas caras a las 9 de la mañana que tampoco se diferenciaban mucho de las caras a las 2 de la tarde. 

Las risas espontáneas que surgían del propio cansancio después de un largo día de universidad.

Los aperitivos que se convertían en comidas en trabajo social o cuando planeábamos cambiar el mundo en "Nos quedamos 5 minutos después de clase y lo hablamos". 

Está claro que echar de menos es algo inevitable, algo que nadie controla. 

La vida son etapas. Etapas y momentos. Ciclos lo llaman algunos. 

Pero yo sólo diré una cosa: ¡Qué bonita etapa!"

"¿Qué es Pedagogía? Pedagogía eres tú".


martes, 1 de marzo de 2016

Con amor y simpatía pero que os aguante vuestra tía.

Se acabó. Se acabó el ser la mala sin motivos. Ahora voy a tener más que razones para serlo.

Ser la tonta sólo para que vosotros estéis bien en vuestro egoísmo. Estoy harta de tanta hipocresía, tanto victimísmo. Y todo por ser buena persona, por ser empática y comprensiva ... Pues ¿Sabéis qué? A LA MIERDA.

Estoy cansada. Estoy cansada de tener siempre este sentimiento de culpa, de que todo sea perfecto, pero perfecto para vosotros. Estoy harta de que os penséis: "Luego hablo con ella y se arregla todo" Lo arregláis vosotros pero ¿Quién me arregla a mi? Y lo peor de todo es que sabéis que me conocéis, y que soy así.

Pues ADIÓS.

Personas insinceras que alardean de ser lo contrario. Personas que supuestamente van de frente y pasan de lado y sin avisar. Personas que tienen los sentimiento a flor de piel y la única gilipollas que los pone sobre la mesa soy yo. Se acabó el hacerme daño.

Y la peor parte no me llevo yo, sino se la lleva el que venga, porque no me fío ya de nadie. Esto es lo que creáis. Asi que bye, bye, como diría mi profesora de inglés o aquella azafata justo al bajar del avión.

No necesito nada de nadie que no me necesite a mi.



Abandono. Dimito, Me piro.
¿Cierro al salir?