jueves, 25 de febrero de 2016

"Es difícil que alguien te rompa el corazón. Generalmente eres tú mientras tratas de meterlo a la fuerza en donde bien sabes que no cabe."
Alejandro Jodorowsky
Eh, tú. Sí tú. ¿Por qué pierdes el tiempo tomando decisiones? O mejor dicho, intentando tomarlas. ¿No te das cuenta que puede ser un poco tontería? ¿Cuántos años tienes? ¿Diecinueve? ¿Veintitrés? Da lo mismo.
¿Qué es lo que tiene que suceder para que te des cuenta del que sentido de la vida? No es pensar qué voy a hacer tal día a tal hora, sino vivir el momento tal y como te venga.
Lo bonito es salir y no saber a qué hora vas a volver, porque te da igual. Porque solo quieres devorar los días uno tras uno, y hacer de cada uno de ellos el mejor. ¿De qué te sirve tener esos días de bajones? Vale, lo entiendo. No siempre se puede estar arriba, pero siempre hay una razón para levantarse y decir “hoy yo puedo”.
A mucha gente no le gusta que se les diga “ponte una sonrisa siempre en la cara”. Es cierto que no debe ser una obligación, pero sí os digo que con esa ella parece que los problemas son más pequeños, aunque sea por una milésima de segundo. Hazlo por ti y por la gente que te ve. Porque te responderán de la misma manera y creo que a todos nos gusta esa respuesta. Y quién sabe, quizás alguna de esas sonrisas os guste más.
Si las cosas no son, es porque no han debido ser. Todo pasa por una razón y de poco sirve pensar si esa persona te quiere o estará pensando en ti. Las cosas hay que tomarlas y hacerlas tal como nos vienen. Y si quieres que te quieran y que te valoren debes empezar por ti mismo.
Dicen que nacemos solos y morimos solos, ¿opiniones al respecto? Muchas. Así que sal, disfruta y rodéate de la gente que te sea necesaria. En tu camino encontrarás mucha gente, y solo tres se mantendrán en él, así que ¿por qué perder el tiempo?
No lo perdáis dejando las cosas para mañana, porque al final, el mejor momento del día es ahora.
“Todo aquello que puedas o sueñes hacer, comiénzalo".

miércoles, 24 de febrero de 2016

No sabría decir ni cómo me siento.

Por fin encuentras a una persona que merece la pena, un amigo de verdad. De esos que aunque no compartas ideas, sabes que siempre va a estar ahí.

Pero ese "siempre" es subjetivo.
Si alguien quiere formar parte de tu vida, lo hará. Pese a las consecuencias. Pese a las condiciones.
Yo puedo tener mucha paciencia, ser comprensiva. Pero llega un punto en el que no puedo hacer más si este más siempre resta.


domingo, 14 de febrero de 2016

Y si...

Sé que no debo hablarte, recordarte o pensarte pero hay veces que es inevitable. Claro que me gustaría hablarte, y es entonces cuando pienso ¿Por qué no? Y de repente me viene a la cabeza esa respuesta: Porque no quieres.

Y es entonces cuando me hundo. Me gustaría seguir sabiendo de ti, quedar de vez en cuando, enseñarme luces que una vez fueron nuestras favoritas, pasear, no tiene porque ser de la mano, y que entonces, me mires.

Y mientras lo haces, grabarlo en mi subconsciente a cámara lenta.
No es que esté enamorada de una persona no correspondida, aunque sí, eres una persona no correspondida para mi. Pero a lo que me refiero es a que no estoy enamorada, aunque parezca una contradicción que escriba siempre de ti (Y pensar que antes siempre me decías que a ver cuando escribía de ti.... Aquí está ). Escribo para externalizar mis pensamientos, para no quedármelos dentro.


JODER.

domingo, 7 de febrero de 2016

Y yo encanta de que pudiera regresar ese viento suave.

Soy una contradicción constante. Casi como tú (en mayor escala).
Si te dijera que no me he acordado de ti esta semana ¿Qué me dirías? ¿Y si te dijera que llevo dos días que no paro de acordarme de ti?

Sí, yo tampoco lo entendería.
De ese último primer beso, y de esos últimos pares.
Escondidos en calles curiosas, deseándonos a más no poder.

Busco en otros lugares y otras ciudades, personas que me llenen. Y a pesar de encontrarlas, es lo mismo de siempre. No tengo bastante. No me conformo.

Digo, venga ¿Lo intento? Pero ¿Para qué? Ya me lo dejaste todo bastante claro. Mi dignidad no puede más.