sábado, 17 de octubre de 2015

No duele tu ausencia,
duele tu intermitencia.
No te quedas ni te vas,
y no se puede extrañar a quien no se va,
ni olvidar a quien se queda.

lunes, 12 de octubre de 2015




Formas de saber que tu ausencia duele todavía. 
Formas de volver a sentir de nuevas las despedidas. 
Formas de saber que ya no funcionan las mentiras. 
Formas de sentir nuevas las despedidas.
Y no sé, quizás solo necesitamos a alguien que nos haga ver que los domingos no estamos solos, y que los lunes no son tan malos como parecen.

jueves, 8 de octubre de 2015

La cara oculta de la luna.

Pues claro que me duele saberlo. Saberlo e imaginarlo. 
Pero es un hecho que no puedo hacer nada. Qué bien por ti. Qué me alegro (aunque sea de mentira y aunque esté muriendo por dentro). No puedo reprocharte nada, excepto tus formas. Tus formas de darme estos dolores de cabeza. 
Qué te vaya bien, qué seas feliz...Y UNA MIERDA!
 Que vengas a mí llorando, que escuches una canción y te recuerde a mi, y no sólo una canción. Sino cada sitio por el que pases, qué te recuerde a mi. Qué cuando sea de noche y se te empañen los cristales, te acuerdes de aquellas noches. De aquellas murallas que nos escondían de los demás. De aquella tarde lluviosa a modo de despedida. Porque te digo una cosa, no me gustan las tardes lluviosas y mucho menos las despedidas, pero ojalá aquella tarde y aquella despedida ¿Sabes?



¡QUÉ NO ME OLVIDES!

miércoles, 7 de octubre de 2015

No existe mayor tristeza que la de tener un bonito recuerdo y no poder revivirlo.




lunes, 5 de octubre de 2015

Tiemblo.

Y justo llega Funambulista hurgando en la herida. Rascando para que se vuelva a abrir. Ahora que ya parecía tener superado aquella primavera en pleno invierno. Aquellos cristales empañados. Y ahora, sin embargo, me quedo helada. Como si me hubieran tirado un cubo de agua fría, de esa que duele cuando te roza.

Imagínate como estoy que no me sale ni llorar.
¿Por qué? ¿Por qué me he tenido que enterar? ¿Por que ella y no yo? ¿Por qué sigo así después de tanto tiempo?

Mire donde mire te veo en cada detalle, tu recuerdo aún está en bucle. Ese recuerdo que intento olvidar y que el intento es fallido. Ese recuerdo de esos recuerdos. Quizás no seas tú lo que anhele y sí como me sentía o como me hacías sentir. Celebrar que he encontrado sustituto cuando lo único que he encontrado es otro farsante y quizás, más que tú. Porque al fin y al cabo, tú fuiste claro. Quizás no con tus hechos pero sí con tus palabras. Y si no lo fuiste, mi alma gemela sí lo fue "Sí pero no. No es el momento".
Y digo yo, si no era el momento, es que quizás tampoco eras tú.

Estoy harta de sentirme así. Sola. Porque no ya no sé donde mirar para encontrar un poco de esperanza, porque yo ya la he perdido toda. Necesito irme. Huir.


¿De qué me sirve salir de esta inmensa ciudad, si de quien pretendo huir, seguirá dentro de mí, y eres tú? Eres tú. Si puedo escapar, es con la mente. 


La culpa es del reggaeton

Porque esta vez tuve suerte. Suerte de que no hicieras tuyas mis canciones, o de no cedértelas. Porque así cada vez que las escuche, no me podrán recordar a ti ¿Sabes el tiempo que pasa desde que intentas que una canción no sea de nadie más excepto tuya? Porque pueden pasar años. Años de angustia y sufrimiento cada vez que la escuchas. Un pequeño infarto que te transporta a algún que otro momento. Recuerdo. Sentimiento.

Y yo me pregunto ¿Seré algún día la canción de alguien?

domingo, 4 de octubre de 2015

El beso escondido.

- ¿No os habéis percatado? Fijaos en su boca, ahí, justo en la comisura derecha, se esconde ahí un beso, el beso escondido.
- ¿Y para qué es?
- Es para la aventura más importante de todas, aquel que lo encuentre llegará a rozar el cielo.
- ¿Encontrar qué?
- El propietario de ese beso.

sábado, 3 de octubre de 2015

No seré ni la mejor ni la peor que pasará por tu vida, soy una más y eso es lo que duele. Ser una más.
Pero lo siento, no voy a permitirme serlo. Creo que soy demasiado especial, demasiado grande. Y aunque esté mal decirlo, tengo mucho amor dentro de un cuerpo tan pequeño. Soy capaz de sacar ánimos de donde nunca pensé que podría hacerlo y simplemente para poder ayudar a los demás.

No soy yo sola que tiene problemas, todo el mundo. Quizás no lo exteriorizan pero es así. Todo el mundo tiene algún momento de debilidad, de querer respirar. Y yo no voy a ser menos en ese aspecto. Necesito mis momentos de querer subirme por las paredes, de llorar y de estirarme de los pelos. Pero ¿sabes qué? Lo importante es saber cuando tengo que parar, cuando tengo que decir basta. Que los principios son difíciles, eso está claro, pero lo importante es amoldarse.
Pero la verdad es que el blanco y el negro no engañaban a nadie, iban siempre juntos porque sabían que todo lo bueno contiene algo malo y que todo lo malo alberga algo bueno. Igual que la sombra y la luz.

viernes, 2 de octubre de 2015

Desde que no estás me siento mucho mejor. Ya no tengo esa ansiedad por si me hablas o me dejas de hablar. Ya no vivo pensando en todo lo que has hecho por amor al arte. Me dan ganas de sonreir todo el rato.

A veces pienso que se lo mejor que podría haber podido pasar, que sí, que me quedé con las ganas pero nadie muere por nadie. Eso es algo que tengo asumido desde hace mucho tiempo. Ni las ganas de abrazarte me pueden ¿Crees que tú podrás conmigo? Te equivocas.

Cada uno por su camino, y poco a poco. Que en el mundo hay mucha gente dispuesta a dar amor sin nada a cambio. Bye,