miércoles, 30 de septiembre de 2015

Bright light

Lo bonito que puede llegar a ser cuando te reconoce un trabajo alguien que admiras, que sabes que va por delante de ti y que no es envidia lo que le tienes, sino admiración y querer. Querer ser como él. Querer hacer lo mismo que él.

Quiero ilusionarme en un nuevo proyecto cada día, en sacar lo mejor de mi y hacérselo ver a los demás, que vean el tipo de persona que soy a través de mi trabajo.

Que las cosas pueden ir bien o mal, pero saber que siempre tendré un lugar en el que refugiarme y en el que no me juzgaran.

Aquí, ahora y siempre, la fotografía es mi fuerte.

No hay cosa más triste que querer volver a un revivir un momento feliz.

Y es verdad, me encantaría volver a aquel frío que me congelaba los huesos pero aún me hacía sonreír y reírme de mis ojeras. Volver a morirme de sueño y a intentar dormir sin conseguir resultado. A cantar canciones tontas, a tomar frapuccinos sin parar, a andar y a andar. Echar fotos. Dormir con gente desconocida. El aire caliente del metro, y ese olor tan característico. A volver a hablar de quesos y agujeros. Quizás esa ha sido una de las mejores semanas que he vivido en este 2015. Saber que nada ni nadie me podía parar. Aunque tuviera indicios de que algo iba mal. 

Claro que me gustaría volver, pero con ellas. Siempre con ellas. 

martes, 29 de septiembre de 2015

Lo más duro siempre es dar el primer paso, una vez que ya lo has dado, el camino ya está hecho. Sé fiel a tus principios y a tus ideas, el resto vendrá solo. 


lunes, 28 de septiembre de 2015

One day,,

Un día sé que todo cambiará, que no me harás falta.
Pero para eso, tengo que cambiar. Yo. Ya.

domingo, 27 de septiembre de 2015

Y vuelven esos días en los que quererse en primordial


Quizás nadie entenderá esta pasión, esta necesidad de mostrar al mundo lo que se pierden, esa sensibilidad que se desprende en esos momentos de nerviosismo, de querer que todo salga perfecto. 


sábado, 26 de septiembre de 2015

Carta a un desconocido.

Te desconozco por completo y eso que un día fuiste un conocido, aunque lejano. Quizás esa distancia fue la culpable.

Culpable de que te vea en  cualquier cielo gris, en cualquier detalle ajeno que no tiene nada que ver contigo, culpable de acordarme de ti en los momentos que menos deseo, en esos en los que surge algo inefable, tal vez alguna serendipia.

No busco que te quedes porque te lo pida yo, sino porque tú eliges querer hacerlo. Porque una vez me creí cada una de esas palabras, esas que dejaste escritas para que no las olvidara jamás y que así las pueda recordar cada vez que el olvido me invada. Porque como bien dicen por ahí "las palabritas se las lleva el viento".

Quizás la culpa fue mía por dejar que me ganaras en un momento de vulnerabilidad, esos que tanto te gustaban, pero yo no apuesto algo si al final no quiero ganar, si el premio no me gusta. Antes de todo me pienso las cosas (defecto que tengo y del cual no presumo) y ya luego decido que hacer. A veces los impulsos son malos ¿Sabes?

Está claro cual es el camino a seguir, pero no vengas detrás mía corriendo si no es a la par conmigo. No estoy dispuesta a estar esperando algo que quizás no pueda pasar.

Quiero pensar que has sido transparente conmigo, y que lo que conozco de ti, es de verdad y no sólo un puro espejismo. Que eres de ideas claras, con esos valores que compartimos, aparte de buen sentido del oído.

Quizás esto ha llegado hasta aquí, en parte te tengo que agradecer por eso que dicen de "un clavo saca otro clavo" porque quizás no he superado aún ese invierno, pero tenía expectativas de poder superarlo y con creces. Con creces y contigo. Pero ya está. No hay más. NO HAY MÁS.

Y sí, he escrito sobre ti.



No hay más mentira que la de tus labios. 

viernes, 25 de septiembre de 2015

En el país de los ladrones.

Y dejó pasar el tiempo y el tiempo pasó.

El tiempo todo lo cura, y eso es un hecho. Que quien no está es porque no quiere. Porque quizás sólo sabe encontrar excusas. La cosa es que quizás yo un día tampoco esté ahí, todos tenemos un límite y quizás prefiera hacer un Copenhague y volar del nido. Olvidarme de ti y sentir algo tan inefable que no pueda explicarlo. 

Lo siento si no me acuerdo de ti, bueno en verdad no. No lo siento. No estoy dispuesta a llevarte conmigo siempre, si te tienes que quedar, te quedarás sin mi, porque yo... yo no espero más. 

miércoles, 16 de septiembre de 2015

"Por eso es tan importante dejar que ciertas cosas se vayan. Soltar. Desprenderse. La gente tiene que entender que nadie está jugando con cartas marcadas; a veces ganamos y a veces perdemos.
No esperes que te devuelvan algo, no esperes que reconozcan tu esfuerzo, que descubran tu genio, que entiendan tu amor. Cerrando ciclos. No por orgullo, por incapacidad o por soberbia, sino porque simplemente aquello ya no encaja en tu vida.
Cierra la puerta, cambia el disco, limpia la casa, sacude el polvo. Deja de ser quien eras y transfórmate en quién eres."
Paulo Coelho

martes, 15 de septiembre de 2015

Una de tantas.

Quizás sea hora de tomar decisiones importantes, ese tipo de decisiones que cambian tu vida y pensar ¿Cuándo sea mayor, me acordaré de esto? Sé que no. Sé que son "tonterías" de la edad. Que, aunque ahora duelan, pasarán. 

Sé que estoy rodeada de gente que me quiere o que en su defecto me tiene aprecio, pero me siento demasiado sola en estas cuatro paredes. Sé que no soy la única a la que le pasa, pero si quizás la que lo cuenta. 

No sé que ser. Así de claro.

Y respecto a ti,... pues eso. 


viernes, 11 de septiembre de 2015

"No éramos ni amigos ni novios, eramos un perfecto intermedio que me dolía en el corazón”



jueves, 10 de septiembre de 2015


Venía de un mundo lleno de disfraces y antifaces. Corría por no encontrarme a alguien más disfrazado y quizás me apoyé en quien menos debía, que defendí con uñas y dientes, a capa y espada.

Y menos mal, menos mal que existen esas luces que están ahí casi las 24 horas del día, que no se apagan con casi nada. Aunque llueva y truene, ahí están.

No seré ni la mejor en algo pero tampoco la peor, y aunque siempre suspenda la misma asignatura una y otra vez, no voy a parar.

martes, 8 de septiembre de 2015