martes, 25 de agosto de 2015

"Me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga las cosas, sino que sabe lo que hay que hacer y lo hace. La gente que cultiva sus sueños hasta que esos sueños se apoderan de su propia realidad. Me gusta la gente que con su energía, contagia."
Mario Benedetti

sábado, 22 de agosto de 2015

y con cada 21 se suma 1.

Quizás en este momento no podría tener el corazón mucho más rojo. A veces supera mis expectativas. El sentirme así. El ver las estrellas y sentirme parte de ellas. El ver amanecer con la gente que me apetece. Disfrutar de cada risa, cada obstáculo que se nos pone en el camino, y reirnos todavía más de ello. Y volverlo a recordar. Así, hasta volver a reir. A llorar, pero de risa. 

Estoy aprendiendo a "apechugar" con lo que se pone en el camino y eso me gusta, estoy cambiando. Estoy disfrutando cada pequeño detalle que encuentro, cada ápice de sonrisa que veo, cada pequeño gesto de amabilidad. 

Estoy aprendiendo a ser yo, a ser quien quiero ser. Esa que siempre fui y que siempre escondí.

Los 22 no han sido malos, he aprendido de mis errores. He conseguido todo aquello que me he propuesto, he hecho de aquello que veía imposible, algo factible. He creído en mi y he visto que es suficiente, que si no lo hace otro cualquiera, lo haré yo. 


lunes, 10 de agosto de 2015

Esa etapa en la vida

Volvería a aquel momento, o momentos. Donde sentía que mi capacidad de querer se multiplicaba por mil, dejando a cero los malos y nostálgicos recuerdos. Dejando atrás tantos sentimientos de frustración y de soledad. Alcanzando por fin eso que tanto me había costado.

La verdad que pasó en un abrir y cerrar de ojos, pero me quedo con las buenas anécdotas y ese sentimiento tan puro de querer. Querer que todo sea eterno, que nada se efímero. Querer a los demás. Quererme a mí misma. Querer posibilidades, querer abrir nuevas puertas y cerrar otras tantas. 

No es que tenga prisa por cambiar, pero sé que necesito hacerlo. Necesito valorarme más, necesito más de mí y menos de otra gente. Gente, que sí, que han estado pero que no supieron hacerlo a la altura. 


sábado, 1 de agosto de 2015

No miento si digo que me duelen ver todavía esas fotos. No miento si digo que aún mantengo esa pequeña luz al final del camino, pero tampoco miento si digo que ya pasó.