jueves, 31 de diciembre de 2015

Bye, bye.

Para mi el año no empieza el 1 de enero a las 00:00 de la noche. Para mi empieza después de cada verano, cada septiembre. Con cada nuevo objetivo, en lugar de propósito, a alcanzar. 

Pero claro que me apetece hacer un balance de este 2015. Año de cambios, de superación, de esfuerzo, de salir de la zona de confort, de enfrentarme a nuevos miedos, a nuevas experiencias, a nuevos dilemas, nuevas sensaciones, nuevas emociones, nuevas personas. 


Ha sido un año del que aprender (y no sólo inglés) de los errores, de reflexionar. Reflexionar por qué esto y no aquello. Por que así y no de otra manera. Por qué las personas cambian y las cosas terminan. Sin explicación. Sin motivo. Tal como vinieron. 

Me he enfrentado a situaciones que sacaban lo peor de mi, esa ansiedad que me caracteriza, pero también he aprendido a relajarme y a disfrutar de esos pequeños momentos ...Un baile en mitad de Trafalgar Square, dormir con gente asiática (alias "la china"), disfrutar de un frapuccino en compañía de las mejores murcianicas, incluso ser el centro de atención de una graduación porque no saben ponerte la beca, ni el padrino, ni la amiga, ni la madrina; irte de camping con lo puesto, comerte la arena por culpa de las olas, que te haga herida la ortodoncia de tanto reírte... Heridas de guerra las llamo yo. 

El 2015 empezó fuerte y acaba igual de fuerte o más. Con nuevas personas (o que han estado y no he sabido ver) con las que compartir este 2016.

Ven ya 2016. 







viernes, 25 de diciembre de 2015

14dejunio.Porfa.

Ya se convierte en un tópico la frase de "Ojalá volviera atrás". Pero es que en este caso es verdad.

Ojalá volviéramos a tener esas caras a las 9 de la mañana, sueño, cansancio y superación. Sé que me repito, y más que el ajo, pero echo de menos los chistes malos, los buenos y los que no hacen gracia. Las bromas, entre clase y clase. Entre descansos. Esas miradas de complicidad. Esos vegetales en la cafetería y la "simpatía" de la misma. Esos "¿Has mandado la práctica?", "¿Esto entra para el examen?", "¿Nos fugamos?".

No somos conscientes del momento en el que vivimos, la oportunidad que se nos da, y luego (como es en mi caso) anhelamos eso que un día tuvimos y quizás no supimos aprovechar. También tengo que decir que en este cuerpo hay más nostalgia que apuntes estudiados en estos cuatro años.

Y ¿Qué hago?


miércoles, 9 de diciembre de 2015

Esas ganas de no parar de reir, de que hayan mil anécdotas más. Muchos más cumpleaños que celebrar. Muchos más aquarius por encima, muchas noches más viendo estrellas, descubriendo chinas en hostales ajenos, hablando idiomas que no sabemos y que nos inventamos. Frapuccinos por doquier, aquellos trabajos que intentamos hacer y que el sueño y la risa nos podía, los "ta guhtao", los "tamaraaaaaaaaaa......", los "levanta ya tia puta".



Ojalá estén siempre. Ojalá. 



Quizás tiempo atrás no he tenido suerte, pero sé que ahora me ha llegado de golpe. 
Benditas ellas, bendita mi suerte. 

domingo, 22 de noviembre de 2015

Nunca he pensado necesitar una alma gemela, pero ahora que la he encontrado no la quiero dejar escapar.

Esa sinceridad que me ayuda a abrir los ojos, esa humildad que me hace bajar de mi perfeccionismo, esa risa y ese humor que te caracteriza que hace que vuelva a tener ganas de ser yo.

Lo necesitaba.

sábado, 17 de octubre de 2015

No duele tu ausencia,
duele tu intermitencia.
No te quedas ni te vas,
y no se puede extrañar a quien no se va,
ni olvidar a quien se queda.

lunes, 12 de octubre de 2015




Formas de saber que tu ausencia duele todavía. 
Formas de volver a sentir de nuevas las despedidas. 
Formas de saber que ya no funcionan las mentiras. 
Formas de sentir nuevas las despedidas.
Y no sé, quizás solo necesitamos a alguien que nos haga ver que los domingos no estamos solos, y que los lunes no son tan malos como parecen.

jueves, 8 de octubre de 2015

La cara oculta de la luna.

Pues claro que me duele saberlo. Saberlo e imaginarlo. 
Pero es un hecho que no puedo hacer nada. Qué bien por ti. Qué me alegro (aunque sea de mentira y aunque esté muriendo por dentro). No puedo reprocharte nada, excepto tus formas. Tus formas de darme estos dolores de cabeza. 
Qué te vaya bien, qué seas feliz...Y UNA MIERDA!
 Que vengas a mí llorando, que escuches una canción y te recuerde a mi, y no sólo una canción. Sino cada sitio por el que pases, qué te recuerde a mi. Qué cuando sea de noche y se te empañen los cristales, te acuerdes de aquellas noches. De aquellas murallas que nos escondían de los demás. De aquella tarde lluviosa a modo de despedida. Porque te digo una cosa, no me gustan las tardes lluviosas y mucho menos las despedidas, pero ojalá aquella tarde y aquella despedida ¿Sabes?



¡QUÉ NO ME OLVIDES!

miércoles, 7 de octubre de 2015

No existe mayor tristeza que la de tener un bonito recuerdo y no poder revivirlo.




lunes, 5 de octubre de 2015

Tiemblo.

Y justo llega Funambulista hurgando en la herida. Rascando para que se vuelva a abrir. Ahora que ya parecía tener superado aquella primavera en pleno invierno. Aquellos cristales empañados. Y ahora, sin embargo, me quedo helada. Como si me hubieran tirado un cubo de agua fría, de esa que duele cuando te roza.

Imagínate como estoy que no me sale ni llorar.
¿Por qué? ¿Por qué me he tenido que enterar? ¿Por que ella y no yo? ¿Por qué sigo así después de tanto tiempo?

Mire donde mire te veo en cada detalle, tu recuerdo aún está en bucle. Ese recuerdo que intento olvidar y que el intento es fallido. Ese recuerdo de esos recuerdos. Quizás no seas tú lo que anhele y sí como me sentía o como me hacías sentir. Celebrar que he encontrado sustituto cuando lo único que he encontrado es otro farsante y quizás, más que tú. Porque al fin y al cabo, tú fuiste claro. Quizás no con tus hechos pero sí con tus palabras. Y si no lo fuiste, mi alma gemela sí lo fue "Sí pero no. No es el momento".
Y digo yo, si no era el momento, es que quizás tampoco eras tú.

Estoy harta de sentirme así. Sola. Porque no ya no sé donde mirar para encontrar un poco de esperanza, porque yo ya la he perdido toda. Necesito irme. Huir.


¿De qué me sirve salir de esta inmensa ciudad, si de quien pretendo huir, seguirá dentro de mí, y eres tú? Eres tú. Si puedo escapar, es con la mente. 


La culpa es del reggaeton

Porque esta vez tuve suerte. Suerte de que no hicieras tuyas mis canciones, o de no cedértelas. Porque así cada vez que las escuche, no me podrán recordar a ti ¿Sabes el tiempo que pasa desde que intentas que una canción no sea de nadie más excepto tuya? Porque pueden pasar años. Años de angustia y sufrimiento cada vez que la escuchas. Un pequeño infarto que te transporta a algún que otro momento. Recuerdo. Sentimiento.

Y yo me pregunto ¿Seré algún día la canción de alguien?

domingo, 4 de octubre de 2015

El beso escondido.

- ¿No os habéis percatado? Fijaos en su boca, ahí, justo en la comisura derecha, se esconde ahí un beso, el beso escondido.
- ¿Y para qué es?
- Es para la aventura más importante de todas, aquel que lo encuentre llegará a rozar el cielo.
- ¿Encontrar qué?
- El propietario de ese beso.

sábado, 3 de octubre de 2015

No seré ni la mejor ni la peor que pasará por tu vida, soy una más y eso es lo que duele. Ser una más.
Pero lo siento, no voy a permitirme serlo. Creo que soy demasiado especial, demasiado grande. Y aunque esté mal decirlo, tengo mucho amor dentro de un cuerpo tan pequeño. Soy capaz de sacar ánimos de donde nunca pensé que podría hacerlo y simplemente para poder ayudar a los demás.

No soy yo sola que tiene problemas, todo el mundo. Quizás no lo exteriorizan pero es así. Todo el mundo tiene algún momento de debilidad, de querer respirar. Y yo no voy a ser menos en ese aspecto. Necesito mis momentos de querer subirme por las paredes, de llorar y de estirarme de los pelos. Pero ¿sabes qué? Lo importante es saber cuando tengo que parar, cuando tengo que decir basta. Que los principios son difíciles, eso está claro, pero lo importante es amoldarse.
Pero la verdad es que el blanco y el negro no engañaban a nadie, iban siempre juntos porque sabían que todo lo bueno contiene algo malo y que todo lo malo alberga algo bueno. Igual que la sombra y la luz.

viernes, 2 de octubre de 2015

Desde que no estás me siento mucho mejor. Ya no tengo esa ansiedad por si me hablas o me dejas de hablar. Ya no vivo pensando en todo lo que has hecho por amor al arte. Me dan ganas de sonreir todo el rato.

A veces pienso que se lo mejor que podría haber podido pasar, que sí, que me quedé con las ganas pero nadie muere por nadie. Eso es algo que tengo asumido desde hace mucho tiempo. Ni las ganas de abrazarte me pueden ¿Crees que tú podrás conmigo? Te equivocas.

Cada uno por su camino, y poco a poco. Que en el mundo hay mucha gente dispuesta a dar amor sin nada a cambio. Bye,


miércoles, 30 de septiembre de 2015

Bright light

Lo bonito que puede llegar a ser cuando te reconoce un trabajo alguien que admiras, que sabes que va por delante de ti y que no es envidia lo que le tienes, sino admiración y querer. Querer ser como él. Querer hacer lo mismo que él.

Quiero ilusionarme en un nuevo proyecto cada día, en sacar lo mejor de mi y hacérselo ver a los demás, que vean el tipo de persona que soy a través de mi trabajo.

Que las cosas pueden ir bien o mal, pero saber que siempre tendré un lugar en el que refugiarme y en el que no me juzgaran.

Aquí, ahora y siempre, la fotografía es mi fuerte.

No hay cosa más triste que querer volver a un revivir un momento feliz.

Y es verdad, me encantaría volver a aquel frío que me congelaba los huesos pero aún me hacía sonreír y reírme de mis ojeras. Volver a morirme de sueño y a intentar dormir sin conseguir resultado. A cantar canciones tontas, a tomar frapuccinos sin parar, a andar y a andar. Echar fotos. Dormir con gente desconocida. El aire caliente del metro, y ese olor tan característico. A volver a hablar de quesos y agujeros. Quizás esa ha sido una de las mejores semanas que he vivido en este 2015. Saber que nada ni nadie me podía parar. Aunque tuviera indicios de que algo iba mal. 

Claro que me gustaría volver, pero con ellas. Siempre con ellas. 

martes, 29 de septiembre de 2015

Lo más duro siempre es dar el primer paso, una vez que ya lo has dado, el camino ya está hecho. Sé fiel a tus principios y a tus ideas, el resto vendrá solo. 


lunes, 28 de septiembre de 2015

One day,,

Un día sé que todo cambiará, que no me harás falta.
Pero para eso, tengo que cambiar. Yo. Ya.

domingo, 27 de septiembre de 2015

Y vuelven esos días en los que quererse en primordial


Quizás nadie entenderá esta pasión, esta necesidad de mostrar al mundo lo que se pierden, esa sensibilidad que se desprende en esos momentos de nerviosismo, de querer que todo salga perfecto. 


sábado, 26 de septiembre de 2015

Carta a un desconocido.

Te desconozco por completo y eso que un día fuiste un conocido, aunque lejano. Quizás esa distancia fue la culpable.

Culpable de que te vea en  cualquier cielo gris, en cualquier detalle ajeno que no tiene nada que ver contigo, culpable de acordarme de ti en los momentos que menos deseo, en esos en los que surge algo inefable, tal vez alguna serendipia.

No busco que te quedes porque te lo pida yo, sino porque tú eliges querer hacerlo. Porque una vez me creí cada una de esas palabras, esas que dejaste escritas para que no las olvidara jamás y que así las pueda recordar cada vez que el olvido me invada. Porque como bien dicen por ahí "las palabritas se las lleva el viento".

Quizás la culpa fue mía por dejar que me ganaras en un momento de vulnerabilidad, esos que tanto te gustaban, pero yo no apuesto algo si al final no quiero ganar, si el premio no me gusta. Antes de todo me pienso las cosas (defecto que tengo y del cual no presumo) y ya luego decido que hacer. A veces los impulsos son malos ¿Sabes?

Está claro cual es el camino a seguir, pero no vengas detrás mía corriendo si no es a la par conmigo. No estoy dispuesta a estar esperando algo que quizás no pueda pasar.

Quiero pensar que has sido transparente conmigo, y que lo que conozco de ti, es de verdad y no sólo un puro espejismo. Que eres de ideas claras, con esos valores que compartimos, aparte de buen sentido del oído.

Quizás esto ha llegado hasta aquí, en parte te tengo que agradecer por eso que dicen de "un clavo saca otro clavo" porque quizás no he superado aún ese invierno, pero tenía expectativas de poder superarlo y con creces. Con creces y contigo. Pero ya está. No hay más. NO HAY MÁS.

Y sí, he escrito sobre ti.



No hay más mentira que la de tus labios. 

viernes, 25 de septiembre de 2015

En el país de los ladrones.

Y dejó pasar el tiempo y el tiempo pasó.

El tiempo todo lo cura, y eso es un hecho. Que quien no está es porque no quiere. Porque quizás sólo sabe encontrar excusas. La cosa es que quizás yo un día tampoco esté ahí, todos tenemos un límite y quizás prefiera hacer un Copenhague y volar del nido. Olvidarme de ti y sentir algo tan inefable que no pueda explicarlo. 

Lo siento si no me acuerdo de ti, bueno en verdad no. No lo siento. No estoy dispuesta a llevarte conmigo siempre, si te tienes que quedar, te quedarás sin mi, porque yo... yo no espero más. 

miércoles, 16 de septiembre de 2015

"Por eso es tan importante dejar que ciertas cosas se vayan. Soltar. Desprenderse. La gente tiene que entender que nadie está jugando con cartas marcadas; a veces ganamos y a veces perdemos.
No esperes que te devuelvan algo, no esperes que reconozcan tu esfuerzo, que descubran tu genio, que entiendan tu amor. Cerrando ciclos. No por orgullo, por incapacidad o por soberbia, sino porque simplemente aquello ya no encaja en tu vida.
Cierra la puerta, cambia el disco, limpia la casa, sacude el polvo. Deja de ser quien eras y transfórmate en quién eres."
Paulo Coelho

martes, 15 de septiembre de 2015

Una de tantas.

Quizás sea hora de tomar decisiones importantes, ese tipo de decisiones que cambian tu vida y pensar ¿Cuándo sea mayor, me acordaré de esto? Sé que no. Sé que son "tonterías" de la edad. Que, aunque ahora duelan, pasarán. 

Sé que estoy rodeada de gente que me quiere o que en su defecto me tiene aprecio, pero me siento demasiado sola en estas cuatro paredes. Sé que no soy la única a la que le pasa, pero si quizás la que lo cuenta. 

No sé que ser. Así de claro.

Y respecto a ti,... pues eso. 


viernes, 11 de septiembre de 2015

"No éramos ni amigos ni novios, eramos un perfecto intermedio que me dolía en el corazón”



jueves, 10 de septiembre de 2015


Venía de un mundo lleno de disfraces y antifaces. Corría por no encontrarme a alguien más disfrazado y quizás me apoyé en quien menos debía, que defendí con uñas y dientes, a capa y espada.

Y menos mal, menos mal que existen esas luces que están ahí casi las 24 horas del día, que no se apagan con casi nada. Aunque llueva y truene, ahí están.

No seré ni la mejor en algo pero tampoco la peor, y aunque siempre suspenda la misma asignatura una y otra vez, no voy a parar.

martes, 8 de septiembre de 2015

martes, 25 de agosto de 2015

"Me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga las cosas, sino que sabe lo que hay que hacer y lo hace. La gente que cultiva sus sueños hasta que esos sueños se apoderan de su propia realidad. Me gusta la gente que con su energía, contagia."
Mario Benedetti

sábado, 22 de agosto de 2015

y con cada 21 se suma 1.

Quizás en este momento no podría tener el corazón mucho más rojo. A veces supera mis expectativas. El sentirme así. El ver las estrellas y sentirme parte de ellas. El ver amanecer con la gente que me apetece. Disfrutar de cada risa, cada obstáculo que se nos pone en el camino, y reirnos todavía más de ello. Y volverlo a recordar. Así, hasta volver a reir. A llorar, pero de risa. 

Estoy aprendiendo a "apechugar" con lo que se pone en el camino y eso me gusta, estoy cambiando. Estoy disfrutando cada pequeño detalle que encuentro, cada ápice de sonrisa que veo, cada pequeño gesto de amabilidad. 

Estoy aprendiendo a ser yo, a ser quien quiero ser. Esa que siempre fui y que siempre escondí.

Los 22 no han sido malos, he aprendido de mis errores. He conseguido todo aquello que me he propuesto, he hecho de aquello que veía imposible, algo factible. He creído en mi y he visto que es suficiente, que si no lo hace otro cualquiera, lo haré yo. 


lunes, 10 de agosto de 2015

Esa etapa en la vida

Volvería a aquel momento, o momentos. Donde sentía que mi capacidad de querer se multiplicaba por mil, dejando a cero los malos y nostálgicos recuerdos. Dejando atrás tantos sentimientos de frustración y de soledad. Alcanzando por fin eso que tanto me había costado.

La verdad que pasó en un abrir y cerrar de ojos, pero me quedo con las buenas anécdotas y ese sentimiento tan puro de querer. Querer que todo sea eterno, que nada se efímero. Querer a los demás. Quererme a mí misma. Querer posibilidades, querer abrir nuevas puertas y cerrar otras tantas. 

No es que tenga prisa por cambiar, pero sé que necesito hacerlo. Necesito valorarme más, necesito más de mí y menos de otra gente. Gente, que sí, que han estado pero que no supieron hacerlo a la altura. 


sábado, 1 de agosto de 2015

No miento si digo que me duelen ver todavía esas fotos. No miento si digo que aún mantengo esa pequeña luz al final del camino, pero tampoco miento si digo que ya pasó.

domingo, 19 de julio de 2015

VeraNO.

Y después de mucho tiempo, vuelvo a escribir. Sobre la esperanza y las ganas de vivir. Vivir con los ojos cerrados. Correr tan rápido que me obligue el aire a cerrarlos. Disfrutar del verano y de sus noches, de disfrutar al ver las calles vacías. De volver a reír sin mirar el reloj, sin necesidad de vivir organizando el tiempo. Sin medir las palabras, de sentirme libre. Bailar como cualquier loca sin remedio, tararear canciones porque no me las sé y quedarme afónica en el intento. Comer helado hasta reventar (de fresa, eso sí) porque es tiempo de eso. Observar y ser capaz de captar esos pequeños momentos que pasan desapercibidos. 

Hablo de la esperanza de volverme a encontrar. Esa que me hace ser feliz.


Camina por la vida como quien desfila por la pasarela de sentimientos más prestigiosa del mundo. Lleva siempre puesta tu mejor sonrisa, por si llega el momento de regalarla sin pedir nada a cambio en cualquier paso de cebra.

Ten una lista de sueños por cumplir, escrita a mano, sobre la que ir tachando todo aquello que consigues. Cada meta, cada objetivo, cada casualidad encerrada en el destino.

No juzgues nunca a las personas sin conocerlas. Trata siempre de darlas un diez, y que solamente con sus actos vayas restando. Y si llega a menos de cinco, acuérdate de que un día tú dijiste a un profesor que un cuatro, aliñado con esfuerzo, dedicación y constancia, no merecía ser suspenso. Haz lo mismo con aquellos que se equivocaron un poco más de la cuenta.

Piensa siempre en positivo. Sea lo que sea, todo siempre ocurre por una razón. Solo tienes que buscarla, está ahí fuera. Y si no la encuentras, no desesperes. El tiempo la pondrá en tu camino más adelante.

Aprende de cada palabra, de cada momento. Valora las decepciones como ingrediente estrella de cualquier éxito futuro. Siente cada abrazo, cada suspiro. Sécate cada lágrima y salta con cada alegría.

Trabaja en lo que quieres, y no dejes que nadie te diga lo que tienes que hacer. Esos que buscan moldearte a su medida, es porque no tienen el suficiente valor como para cumplir sus sueños. O, incluso, porque como son incapaces de hacerlos realidad, intentan que tú tampoco los puedas alcanzar.

Valora cada amanecer y cada día. Puede ser siempre el último. Y aprovéchalo para dar lo mejor de ti. Para que cuando llegues a la cama, derrotado, sientas que si es tu último aliento, estás dejando una huella imborrable. En el tiempo, en algunos corazones, en algunas personas.
Y ese es un motivo más que suficiente para vivir. Y reír. Y sentir. Y soñar
"Y nos alejamos, así sin más, me hubiese gustado enojarnos, pelearnos y con eso tener una razón, pero no, nos alejamos y te convertiste en tres puntos suspensivos que me duelen en el alma."
Noche de las letras

martes, 14 de julio de 2015

Si crecer es aprender a despedirse, tú me has enseñado a no querer despedirme, por mucho que no lo hayamos conseguido. Igual porque no supimos ver que si separas un adiós como nos hemos separado tú y yo, así, de cuajo y recién empezado, lo que te queda es esta esperanza idiota tan absurda como a quien va dirigida, ese alguien en el que por un momento necesitas creer con todas tus fuerzas, ese alguien al que suplicas, por una vez y sin que sirva de precedente, que te haga caso, un deseo sincero dirigido nada más ni nada menos que a él.
Adiós.

viernes, 10 de julio de 2015

"Que no puedo odiarte sin odiarme a mí misma. Y yo a mí no me odio, me quiero. Me quiero toda, con esa parte que fuiste mía durante un rato. O que no fuiste nunca pero quise tanto que fueras".

lunes, 29 de junio de 2015

Vivimos rodeados de inseguridad día tras día, pensando que podemos hacer para mejorar de cara a los demás. Pensando en qué decir o qué no decir. 

Somos estrictos con nosotros mismos sin dejarnos espacio para ser políticamente incorrectos, para vivir la vida al límite sin pensar en el que dirán. 


domingo, 21 de junio de 2015

Quizás lo más sensato sería empezar a asumir la derrota. Asumir que eres otro que ha sabido jugar bien sus cartas y ganar. Ahora está en mi mano jugar las mías.

No vuelvas. Nunca más, aunque me muera de ganas, aunque te lo pida. No me haces bien ¿Sabes? Cada vez que me hablas veo una nueva oportunidad, cuando ambos sabemos que no.

Tengo que hacer caso a las malas lenguas y asumir: Ya no hay nada.

viernes, 12 de junio de 2015

Y ahora, cuando no te espero, vienes. Vienes tal cual te fuiste. Y no es para quedarte. Es para volver a echar a volar. Joder, me vuelves loca. Dejamos de hablar, te veo. Cambias mi noche. Todo vuelve a la normalidad. Y otra vez, vienes. Me hablas, me das esperanza. Para ya.

jueves, 11 de junio de 2015

vete ya, por donde has venido y corriendo

"¿A qué no sabes donde he vuelto hoy? Donde solíamos gritar."
Verte y no pensar. O quizás pensar demasiado. Pensar en aquellas noches, escondidos. 

miércoles, 10 de junio de 2015

Intento luchar para no pensarte y parece que lo consigo pero eres superior a mi. Las malas lenguas me advierten que he vuelto a ser la misma de siempre, la que nunca cambia o la que siempre le hacen lo mismo.

lunes, 8 de junio de 2015

"Odio que te cueles en mis pensamientos, en mis conversaciones. Odio recordarte.
Te odio porque te has llevado muchas cosas buenas de mi, cosas que no merecías.
Te has llevado mis mejores risas y sonrisas, te has llevado mis mejores miradas, y mis mejores besos. Te has quedado con partes muy valiosas de mi, que ni has sabido ni sabrás apreciar.
Te odio porque te has perdido en mis ojos, y has conseguido que me pierda en los tuyos, pero no pensabas rescatarme.
Te odio porque has conocido cosas de mi, que ni yo misma conocía. Has sabido cosas de mi, que casi nadie sabe. Y te lo has quedado, para no valorarlo. Te odio porque has llegado dentro, has arañado la coraza. Y todo para nada, porque no pensabas quedarte.
Te odio, porque ahora seré más desconfiada. Porque conseguiste que creyera, y ahora hago todo lo contrario. Te odio porque, quizás ahora, perderé oportunidades, grandes personas y grandes historias. Porque me costará recomponerme, porque costará mucho que alguien vuelva a llegar ahí. Serás el único aquí dentro, durante un tiempo.
Sólo espero, y te pido, que no vuelvas. No me gusta cuando se cumple el dicho, 'quien se va sin ser echado, vuelve sin ser llamado'. No vuelvas a descolocarme la vida otra vez. No vuelvas con tus promesas, ni con tus planes de futuro, ni con tus chistes malos. Porque si no has sabido ser honesto y sincero antes, no mereces nada de mí. No mereces siquiera una lágrima de esas que se me escapan, ni mereces un pensamiento, ni una noche en vela".

domingo, 7 de junio de 2015

Odio máximo a esta situación.

Aquí estamos otro domingo. Yo entre mis apuntes y tu entre mis pensamientos ¿Cuándo pararás? Pf.

miércoles, 3 de junio de 2015

Te quedaste sin conocerme o por lo menos sin ganas para ello. 

Seguro que no sabes que el turquesa y el verde pistacho son mis colores favoritos, seguro que tampoco sabes que soy una loca maniática que necesita tener en un mesita de noche una botella de agua y un paquete de pañuelos junto con la tablet y el móvil. También necesito tener todas las puertas cerradas para dormir y para dormir, obviamente, tengo mis manias, como la de dormir para el lazo izquierdo abrazada a mi cojín en forma de corazón. Tampoco sabrás cual es mi helado favorito, ni que me encanta ponerme ciega de burritos mexicanos. Dudo que sepas que me encanta cuando bajo la ventanilla del coche y no puedo abrir los ojos del exceso de aire. No creo que sepas tampoco el enfado que me pillo cuando no encuentro lo que quiero o  me salen las cosas como espero. 

Imagino que no sabrás ni lo que te pienso aún, los escalofrios que me da ver "tus" coches por las calles de aquí, y aunque no sea de aquí. El mini-infarto que me da cuando aparece tu nombre en el móvil, y la relajación que me produce ver los dos tics azules del whatsapp y así saber que la conversación ya ha acabado cuando no me has contestado. 


lunes, 1 de junio de 2015

“Quieres un amor que te consuma. Quieres pasión y aventura, e incluso un poco de peligro… quiero que consigas todo lo que quieras, pero por ahora quiero que olvides que esto ha sucedido. La gente no puede saber aún que estoy en el pueblo. Buenas noches, Elena” – Damon.

sábado, 30 de mayo de 2015

Ella abrió su corazón, él no. #microcuento

Cada palabra que dices es una pequeña esperanza a la que me aferro, una pequeña ilusión.
Y con esas ilusiones, tan pequeñas, me sigues matando ¿Sabes? Tienes el mayor poder de todos y el más feo.


Abre el corazón y lo entenderás.

viernes, 22 de mayo de 2015

Lo que no es bonito es que yo esté aquí entre apuntes, sin enterarme de nada, pensándote y tú... a saber donde.

Cada foto que veo es un antiguo recuerdo, una situación distinta pero con las mismas personas de siempre.

ay.

lunes, 18 de mayo de 2015

Y de pronto pienso que existe un poco de luz, un poco de esperanza. Pero no. No nos equivoquemos.

(Ojalá y que algún día me veas y no sepas que decir. Te quedes sin palabras y yo sea lo suficientemente valiente para decirte "Hola ¿Qué tal todo?" mientras te veo nervioso).

sábado, 16 de mayo de 2015

Un día está y al siguiente no está

Lo que me parece increíble es que aparezcas cuando menos te pienso y cuando menos lo espero. Que a día de hoy y después de varias semanas te tenga tan presente como ese dos de enero que no sabía si hablarte. Ese dos de enero que cambió practicamente mis días. Sí, me hiciste más feliz, quizás sonreía más, quizás me quitabas el hambre. Me agobiaba pensar que podía verme metida en este jardín, en el que estoy ahora mismo.

Ese jardín en el que todo me recuerda a ti. No eramos nada y a la vez eramos todo. Un aquí y un ahora. No me importaba otra cosa. No tenía preocupaciones. Me conformaba con tenerte a medio metro y no tocarte. Me sobraba con verte sonreir y que la luna dibujara tus facciones. Contigo el invierno era bonito ¿Sabes? Nunca me ha gustado tanto tener las manos heladas y que tú me las calentaras. Los abrazos y los besos que me dabas. Cuando me tocabas las piernas mientras conducias. Y lo relajante que era verte conducir ¡Hasta me entraba el sueño! Pero el sueño de tener muchos días más así contigo.

A día de hoy sé que no eramos el uno para el otro. Ni lo seremos. Tengo que aprender de mi misma más todavía.

A veces tienes que decir adiós antes que hola.





ADIÓS.

viernes, 15 de mayo de 2015

Cuando se acaba el día lo que queremos es estar cerca de alguien. Así que en realidad esas cosas que hacemos de mantener la distancia con las personas suelen ser todas una mentira. 
Escogemos a quién nos acercamos y dejamos entrar y, una vez que lo hemos hecho, procuramos mantenerlos cerca. Esos son los que realmente merecen la pena, los que pase lo que pase siempre siguen a tu lado.
Y claro que a veces puede ser que estén demasiado cerca pero resulta que es que hay momentos en los que esa invasión de espacio es precisamente lo que necesitas.

sábado, 9 de mayo de 2015

Parece irónico que otra vez esté escribiendo algo que sé que NUNCA leerás. Que nunca te permitiré leer. Sentir. No te daré ese gusto.

Parece que después de que pasen los días, de que pase una semana, parece que ya tengo la cabeza mas clara, más despejada, más fría. Como el agua del mar, ese que tanto te gusta a ti y que te recuerda día sí y día también.

Tú por ahí y yo entre papeles, intentando no pensarte, pero eso... intentando. Aquí me tienes, pensando en nuestro sitio, en nuestros primeros y últimos besos, en la sonrisa que te salía al bostezar y en esos ojos llenos de brillo. En tus intentos de picarme, en tu forma de imitarme...

Supongo que eso ha llegado al final.
Espero que estos caminos, tarde o temprano, se vuelvan a cruzar. Espero. Y poder ver de nuevo esa cara que te delata.


viernes, 1 de mayo de 2015

Tiempo al tiempo. Más tiempo.

Fue bonito. Y si fue, es porque algo tuvo que ser. 

Hay algunos trenes que no vuelven y eso, créeme que lo he aprendido con el tiempo. El tiempo ese que voy desperdiciando por los rincones y que en mi vida es oro. Tanto como en la tuya, fíjate si es importante que lo pones de excusa. En lugar de ser valiente. Dar la cara.

Hoy me toca pasar página, me dejes tú o no. Sino eres tú, será otro.
Otro el que me de los buenos días, el que me haga reír cuando tú sólo sabes girar la cabeza, el que esté pendiente de mí y se preocupe por mis aspiraciones. 

No pasa nada, no me voy a enfadar, de los errores se aprende y tú has sido experiencia, bonita y pasada.  Seguro que serás un bonito recuerdo, sino metemos más la pata pero ahora voy a centrarme en mí, en quererme y en pensar en mi futuro.

Reírme hasta que me duela la barriga, a reaccionar sin tener miedo al después, si me equivoco ya aprenderé (igual que ahora) pero sobre todo voy a hacer cosas, que prefiero arrepentirme de lo que no hice antes que de lo que hice.

Y si fue, es porque experiencia tuvo que ser. 


miércoles, 29 de abril de 2015

bye bye

No es que quiera acabar con esto que hay, si es que hay algo, pero necesito hacerlo porque veo que vamos a seguir igual, que estamos estancados, y ambos sentimos lo mismo. Quizás tú más que yo.

En mi cabeza solo retumban "muero por verte" y en la tuya "es que no tengo tiempo". Ni tiempo ni ganas. Y para ser sinceras, mis ganas están cada vez más bajas.

Quizás lo más coherente sería no hablar, pasar del tema, y pasar hasta de ti.

Claro, que digo que quizás sería lo más coherente. Pero quien sabe.


domingo, 26 de abril de 2015

Y seguimos con lo mismo. Con pocas ganas, bueno.. tus pocas ganas hasta de darme explicaciones y de decirme lo que piensas. Y con mis muchas ganas de saber de ti, y de que me hables. Lo que está claro es que esto no lleva a ningún sitio y a día de hoy, nadie ha muerto por amor y yo no voy a ser la primera.

O cambias, o cambio. Así de claro. Porque ya no aguanto. Cari.


lunes, 13 de abril de 2015

Te diría taaaaantas cosas. No sé cuando tomaste la decisión, no sé cuando elegiste pasar de mi, ya que antes de irme, estábamos bien. Muy bien. 

¿Ahora? Ni bien, ni mal. No estamos. 
La única que está soy yo, aquí, sola. Comiéndome la cabeza. Viendo contactos de whatsapp que me pueda rebajar esta ansiedad que me estás creando. Pfffffffffffffffffffffffffffff.

sábado, 11 de abril de 2015

prettyyy


"Amores imposibles. Esa es mi especialidad, los amores imposibles."

Me creo que no hay nada imposible, hay pocas ganas. Y es a partir de aquí cuando nos aferramos a una excusa. Quien quiere, puede, dicen. Pero ¿Si no quiere? 

No puedo pretender ir detrás de alguien al que le gusta que le bailen el agua, simplemente porque yo soy igual. No puedo pretender no hacerme ilusiones cuando me dices cosas y me tratas de forma distinta a lo que piensas. 

Lo que está claro es que debo de anteponer una serie de prioridades a otras, ser consciente de que es lo que necesito en mi vida, y que es aquello que me hace falta.

Claramente tú no vas a estar toda la vida ahí para mí, no a día de hoy (pienso). Quien sabe si en un futuro esto cambia la cosa pero a día de hoy... Te veo como a algo pasajero, igual que tú a mi, supongo. 

miércoles, 18 de marzo de 2015

Quizás en estas siete semanas me han dado más cariño que en estos cuatro años, quizás me han abrazado más, quizás me he reido más, quizás me he sorprendido más.

Con las cosquillas de una, las caidas de otras, las miradas de otro.
Búscame allí donde creas que estaré, porque  me dejaré encontrar fácilmente. Sólo si eres tú.

miércoles, 11 de febrero de 2015

M de miércoles.

Me he decidido a hablarte por aquí, porque así las tonterías que pienso jamás las podrás saber. 

Se me hace difícil pensar que yo no soy para ti lo mismo que tú para mi, que a día de hoy no eres todo, ni una milésima parte de lo que un día fue otra persona. Pero tengo miedo. Miedo de no saber que pasará, de que vuelva a sentir que muero día tras día, y que estoy en un agotamiento perpetuo. Miedo de que cuando ya no sepa nada de ti, vuelvas para ilusionarme un día y desaparecer el siguiente. Miedo de verte reflejado en el cristal y ver como giras la cara para evitar encontrarte conmigo. Miedo de que cualquier canción me recuerde a ti. Miedo. Miedo. Miedo. Miedo que tengo que dejar atrás. 

No sé si soy yo, o eres tú. Si somos ambos los que notamos esto o si simplemente soy yo la loca que no para de darle vueltas a la cabeza. No quiero que seas una radio matutina, mi radio matutina. Pero muy a mi pesar, lo estás empezando a ser, y necesito que me digas si darte volumen o apagarte para no escucharte más ¿Qué hago? ¿Bajo el volumen? ¿Lo subo? Pf. Aclárame tú porque sino... 


lunes, 9 de febrero de 2015

Justo cuando crees tener todo organizado, el destino te lanza algo inesperado. Así que tienes que improvisar. Acabas encontrando la felicidad en lugares que jamás te habrías imaginado y te encuentras volviendo a los sitios que más importan. Es curioso eso del destino, siempre acaba hallando la forma de que acabemos justo donde más pertenecemos.
- G.A

miércoles, 14 de enero de 2015

Me inspiras

No te voy a pedir que me bajes la luna, porque no la quiero. Quiero que seas claro conmigo. Que para espeso ya tenemos al chocolate. Que no me digas lo que quiero escuchar, que seas tú mismo. Igual que yo contigo. Que soy tonta y tú me vuelves más.

domingo, 11 de enero de 2015

Todo ese tiempo pensando que éramos extraños, y resulta que nos conocíamos de forma intuitiva, hasta en los huesos y en la propia sangre. Se puede decir que era romántico. Catastróficamente romántico.
- G. Flynn

sábado, 3 de enero de 2015

Mi zorro

-¿Qué significa "domesticar"? -Preguntó
-Tú no eres de aquí -dijo el zorro- ¿qué buscas?
-Busco a los hombres -le respondió el principito-. ¿Qué significa "domesticar"?
-Los hombres -dijo el zorro- tienen escopetas y cazan. ¡Es muy molesto! Pero también crían gallinas. Es lo único que les interesa. ¿Tú buscas gallinas?
-No -díjo el principito-. Busco amigos. ¿Qué significa "domesticar"? -volvió a preguntar el principito.
-Es una cosa ya olvidada -dijo el zorro-, significa "crear vínculos... "
-¿Crear vínculos?
-Efectivamente, verás -dijo el zorro-. Tú no eres para mí todavía más que un muchachito igual a otros cien mil muchachitos y no te necesito para nada. Tampoco tú tienes necesidad de mí y no soy para ti más que un zorro entre otros cien mil zorros semejantes. Pero si tú me domesticas, entonces tendremos necesidad el uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo, yo seré para ti único en el mundo...
El Principito - Antoine de Saint-Exupéry


"En algún momento hay que decidirse, los muros no mantienen a los demás fuera, si no a ti dentro. La vida es un caos, somos así. Puedes pasarte la vida levantando muros, o puedes vivirla saltándolos. Aunque hay algunos muros demasiado peligrosos para cruzarlos. Lo único que se, es que si finalmente te aventuras a cruzar las vistas al otro lado son fantásticas."
A.G