jueves, 23 de octubre de 2014

Y en ese momento, él era magia, era amor. Esos labios tan pequeños, esos ojitos que apenas terminaban de abrir, esas uñas que eran peor que el canto de un papel, esos pies que pataleaban. Y que amor sentí. Y que bien me sentí. 

Pequeño.