sábado, 5 de octubre de 2013

Y la historia se repite. Y la misma sensación. Quizás peor. No sé. Lo que tengo claro es que ya nunca más tendré la mente en blanco a la hora de verte. Y es algo que odio, todavía más.