martes, 20 de noviembre de 2012




Nadie dice que fuera fácil. El ir día a día es lo que cuenta. Ver que las cosas materiales no significan nada, sólo te ayudan a no agobiarte. 
Pero ¿Es que cuando las sonrisas tuvieron un precio? Me dedico a sonreír sin precio alguno, cueste lo que cueste. 


Ni de broma

Y ahora sé todo lo que he perdido, me arrepiento y me castigo, busco alguien parecido a ti. 


sábado, 10 de noviembre de 2012

No juegues con algo que no es tuyo, y si lo tomas prestado, después devuélvelo en las mimas condiciones. No seas el listo que lo quiere todo para él y una vez roto esconde el rabo y lo devuelve. Así no quiero a nadie, ni a ti. 

viernes, 9 de noviembre de 2012

Y un después que acaba de llegar.

Pues ya está. El final ha llegado. Aquí está. Sin decepción alguna. Siempre está bien cerrar etapas, e ir creciendo como persona. Desarrollándote en todos tus sentidos. 

Lo bonito de escribir lo que piensas en cada momento es que cuando quieras puedes regresar a la etapa que quieras. Y ver en lo que has cambiado. Que todo lo que has pasado... Al final ha tenido su recompensa. Madurez personal, autonomía, iniciativa propia e innovadora, ganas de poder superarte. 

No soy fan de la lágrima fácil, pero si lo soy de aquellas que te hacen reflexionar, de esas que te emocionas y no te queda más remedio que llorar. De felicidad, ya sea de un sentimiento compartido con otra persona. Por emocionarte en un autobús de camino a casa, pensando que tienes algo dentro que tienes que dejar salir, para que los demás puedan disfrutar a la par que tú. 

Si tuviera que decir todo lo que he cambiado en estos dos años, a priori no sabría que decir. Pero no dejo que me afecten tanto las cosas malas, y me empapo de las buenas. Estoy atenta a los pequeños detalles, ya que creo que son los que cuentan. Esos detalles que tienen las personas, que los hacen únicas. Que hacen que los recuerdes por tener esos defectos. 

Dicen que cada día, te acuestas con algo aprendido. Y hoy, me acuesto con mil vidas contadas y por contar, con mil anécdotas que recordar. Con mil textos que releer, con miles de pensamientos que cada noche, antes de dormir, verán la luz. 


#GoodnightRivercourt. #One Tree Hill #Wilmington


"Es la historia más vieja del mundo. A los 17 años planeas lo que quieres ser algún día y silenciosamente sin que te hayas dado cuenta, llega ese día, y ese día será ayer y esa, será tu vida.
Pasamos mucho tiempo anhelando, persiguiendo, deseando… pero la ambición es buena. Perseguir algo con integridad es bueno, es soñar.
Si supieras que no ibas a volver a ver a un amigo ¿Qué le dirías? Si pudieras hacer algo por alguien a quien quieres ¿Qué sería? Dilo. Hazlo. No esperes. Nada es eterno.  
Pide un deseo y guárdalo en tu corazón, cualquier cosa que quieras, todo lo que quieras ¿Ya lo tienes? Bien. Ahora confía en que se va a cumplir.
Nunca se sabe de donde vendrá el siguiente milagro, el próximo recuerdo, la próxima sonrisa, el próximo deseo hecho realidad. Pero si crees que está a la vuelta de la esquina y abres tu corazón y tu mente a esa posibilidad, a esa certeza, podrás conseguir aquello que deseas.
El mundo está lleno de magia, sólo tienes que creer en ella.
Así que pide un deseo ¿Ya lo tienes? Bien. Ahora cree en él con todo tu corazón."

(9x13). Brooke Davis, Haley James, Nathan & Lucas Scott, Peyton Sawyer. 
&cía. 

Un antes escrito

Dicen que los ciclos se cierran pero que otro se vuelven a abrir, nuevas etapas se llaman. Sé porque estoy escribiendo ésto, y es que una etapa se cierra. Más que una etapa, una enseñanza.
A lo largo de estos años he madurado como persona, he soñado como la que más, he superado mis crisis. He llorado más que nunca,  hacerse mayor duele.
Esto puede parecer una tontería para los demás, pero me adelanto al vacío que posiblemente podré sentir. Ese dolor. Ese sentimiento.
Gracias a ésta etapa he querido ser mejor persona, he soñado con lo que quería ser. He creído en mi misma más que en los demás, en mis posibilidades. He cambiado. Sé parte de lo que soy. Sé lo que soy. Muchos recuerdos, los cuales puedo volver a recordar, es la única fortuna que tengo. Pero el saber que nunca más crearé nuevos recuerdos es lo que mata, ya que no hay más. Ya que ésto llega a su fin. Quería escribir un antes y un después. El antes lo he ido escribiendo poco a poco, el después llega aquí y ahora.



(6.09.2010 - 09/11/2012)
adiós.

Un loco más


Me dices "vente" y me iría contigo pero al fin del mundo, los dos solos. Sin nadie más. Si no hace falta que me lo repitas, me muero de ganas de irme contigo a ningún lugar, no hace falta volar, encerrarnos en un par de metro cuadrados, con una manta y fin. No necesito mucho más. Solo a ti. Pero no puedo dejar que eso ocurra, no, porque yo no soy otra más. Yo si te quiero, te quiero para todos los siempres de ahora mismo, no te quiero para un rato. Y te deberías sentir halagado. Ésto no todo el mundo lo consigue. 

Tengo que luchar contra mi yo interior, para no volver a caer en la tentación. O más bien, para no caer, ya que nunca caí. Aunque me moría de ganas, pero ese no es el tema en cuestión. 

viernes, 2 de noviembre de 2012

Pequeños detalles

Las personas cambian y eso es un hecho. Es normal. Los círculos, los intereses.. Cambian. Y ésta noche me he dado cuenta. Y me duele darme cuenta. Sólo echar cosas en cara y preguntarse a una misma: "¿Qué fue de ésta persona?" No la conozco. Y es que odio esa sensación. Su verdad no es la misma. Su verdad ha cambiado y te intentan hacer culpables de dicha situación y decir que la persona que ha cambiado, has sido tú, cuando en realidad por dentro piensas: Sí, pero para mejor. He crecido. He madurado.


Otra sensación más, pero nunca la misma.

Luces que parpadean. Brillos. Sentimientos. 
Sentimientos que llevo experimentando dos años. El de sentirme realizada conmigo misma. El de dar más de lo que puedo. El de querer abarcar todo, la gente, los recuerdos. El querer abrazar algo y no soltarlo. 
Soy tan pequeña que no me caben dos sentimientos a la vez, por lo que decidí, en su día, dejar el odio a un lado. 
La amabilidad, la constancia que he de tener si quiero luchar por algo. Los sueños siempre presentes. El decir adiós cuando lo necesito. El ser egoísta de vez en cuando. 
Es lo que voy aprendiendo, y como voy creciendo. 
Los palos que me dan, ahí están. Me han ido moldeando. Pero no como ellos han querido. Sino como yo he creído que debía crecer. Volvería a vivir todo de nuevo. Esas explosiones de sentimientos...

Nostalgia por lo pasado.
Gracias a ellos, sé que soy y que quiero ser.- |