martes, 30 de octubre de 2012

sin título...

¿Sabes? Dejaste un vacío en ese sitio. Tus buenas costumbres, también tus malas, se recuerdan día tras día. O por lo menos, yo lo hago. No me acuerdo de ti porque lleguen éstas fechas, lo hago todas las noches, y pido por ti, estés donde estés.
Soy incapaz de pisar ese sitio sin derramar una lágrima, y es más, desde que conozco ese vacío, es sentirlo de nuevo, recordar aquel día y me pongo a llorar. Te echo tanto de menos... No te imaginas. Quizás no teníamos una relación con unos lazos afectivos muy unidos. Pero el beso de llegada y el beso de ida, siempre estaba. Y ahora, como que me falta algo. Antes eran cuatro besos, ahora dos.
Te puedo asegurar que nadie te ha olvidado, que todo el mundo te tiene presente. Y que sólo salen rosas de nuestra boca al mencionarte. Buenas anécdotas. Buenos deseos.
Desde que te fuiste ha llovido mucho. Han y he cambiado. Tanto física como psicológicamente. Creo que ahora te sentirías orgulloso de mi al saber que he madurado, correctamente, desde mi punto de vista. Que he crecido con los valores que le transmitiste a él, porque estoy segura, que fuiste tú. Es una pena que te perdieras tus partidos favoritos, como la roja ha ganado dos supercopas y un mundial, eso que tanto te gustaba saber.
No soy la única que siente éste dolor tan hondo, aunque nadie se atreva a mencionarte a diario, sé que te piensan día tras día, y que hacen chistes sobre tu ausencia, pero para evitar que venga de golpe el dolor, porque es duro. De verdad.
¿Sabes que es lo más patético? Que estoy llorando tanto porque pienso que algún día leerás esto. Y no es así. Es lo más triste de todo. (Al igual que aquel beso que nunca te di) 


Espero que estés bien, estés donde estés, y que te cuiden bien, ya que aquí no podemos. 




domingo, 28 de octubre de 2012

Adiós a las malas lenguas

Pese a que tengo mil defectos y cometo mil errores, una de mis virtudes es saber reconocerlos y pedir perdón. Pero ¿Hoy? Hoy me siento feliz y contenta con lo que soy. Con los palos que me ha dado la vida, porque solo así he madurado. Gracias a eso, y las conversaciones con mis padres. Entre lágrimas. Haciéndome comprender que la vida tiene un principio y un final, y por en medio hay obstáculos que hay que superar. Que todo no es fácil. Que no es como nos lo pintan en los cuentos de hadas. No todo es rosa. Por otra parte pienso, que vida solo hay una y que es una pena malgastandola peleando por tonterías  Pero una cosa son tonterías y otra que te tomen por tonta. Y eso, en mí, hoy, se ha acabado. No pienso ir detrás de la gente. Ni lloriquear para que vuelvan a ser los que eran conmigo. Soy yo, y valgo muchísimo más que un simple cotilleo que contar. Más que muchas críticas. ¿Cuanto? No lo sé. Pero valgo. 



viernes, 26 de octubre de 2012

Esa felicidad que siento al saber que ya no estás dentro de mi cabeza. 

Y el perdón, llegó.

Creo que los errores pueden marcar nuestro ayer. Pueden marcar nuestros puntos de vista. Creo que no hay nadie perfecto, y también creo que de errores se aprende. Creo que existe un estado de arrepentimiento. Y que eso nos hace ser mejores personas. También creo que cada uno tiene que tener lo que se merece, y ser juzgado desde un punto de vista subjetivo y objetivo. Sí, ese error nos marcó pero también tenemos y debemos aprender a vivir con eso. 
Nadie es perfecto, ni pretendemos serlo. Lo único que nos queda es aceptarnos y la única ley que debemos es seguir es la de no joder a nadie.  Creo firmemente que eso es lo único que nos hace ser mejores personas: pensar en los demás. Tener una empatía capaz de hacernos sentir lo que sienten las personas que nos rodean, las personas que queremos. 
En el momento que dejemos de pensar en ellas, dejaremos de ser buenas personas. Nos volveremos fríos, egoístas. Y siempre nos podrán echar ese error en cara, esa piedra en el camino. 
Por otra parte, debemos saber perdonar. Aunque sean errores incorregibles. Debemos creer en ese perdón, en esa persona. Porque seguro, que mas arrepentimiento del que siente él, no puede haber. Esa persona sabe que hizo mal y con eso, sobra. 
Pero el saber perdonar, lleva su tiempo. Horas, meses, incluso años. 






(Y de nuevo estos viejos momentos...Esos que tanto anhelaba, el escribir sobre una emoción. 9x11) 



domingo, 21 de octubre de 2012

Como la moda, que va y viene.

No sé si soy yo o los demás. Voy y vengo. Como la moda, de ayer y hoy. Vestimos en base de lo que queremos ser y no de lo que somos. No nos representamos, buscamos ir más allá de lo que somos. Ignoramos la simpleza. Queremos captar la información a grandes rasgos, sin tener en cuenta que lo que importan son los pequeños detalles. Una sonrisa, un gesto de amabilidad...

martes, 16 de octubre de 2012

y quiero olvidar de todo y empezar de cero...

La verdad que estoy en un estado profundo de decepción. Decepción por no encontrar otra cosa distinta. Decepción porque sabía lo que al final me iba a tocar pasar. Decepción porque quizás no supe aprovechar las oportunidades que me dio la vida. Decepción porque yo no puedo borrar lo sucedido, no tengo esa habilidad. Decepción porque pienso constantemente en ser alguien mejor y ver que las personas que me rodean ni tan siquiera lo intentan. Creo que la madurez se encuentra en los pequeños detalles de cada persona, pero hay veces, que por mucho que busques en las personas, no encuentras restos de madurez tan siquiera. 
Creo profundamente en las buenas personas, sé que existen. Aunque pocas veces las veo. Estamos en un mundo en el que cada uno va a su propio interés. Quizás egoísta, quizás yo también lo sea. Pero sé que tengo algo dentro, no sé si grande o pequeño. Pero ese algo quiere cambiar. Quiere ser todavía mejor y ayudar a esas personas a encontrarse. Pero es que lo ponen difícil. Estoy dispuesta a sacar sonrisas gratuitamente, que eso todo el mundo no está dispuesto a hacerlo. Quiero haberlo, debo hacerlo. Déjame.


viernes, 12 de octubre de 2012

pffffffffffffffff.... si pudiera decir ahora mismo todo lo que siento..

jueves, 11 de octubre de 2012

Cada día soy más realista, y aunque me cueste trabajo aceptarlo, sé cómo están las cosas. Sabes perfectamente que me muero por sonreírte  pero es que no... Es que estoy cansada. Las cosas tienen un límite, y yo sobrepasaste. Sería cruel hacer lo que pienso, para mí. A tí te encantaría. Pero es que tengo que pensar en mí  ¿Sabes? Soy persona. Y me quiero. Y antes que tú, estoy yo. Nunca estuve sola. 

miércoles, 10 de octubre de 2012

A de Amigas.

Estoy en un momento de mi vida en el que me encuentro plena y alegre con lo que soy. Sé tomar decisiones por mi misma, y sé que cuando más lo necesite, sacaré mi fuerza de donde sea, de debajo de las piedras si hace falta y le callaré la boca a más de uno. Ya lo he hecho muchas veces. ¿Por qué no otra más? 
No me atribuyo el mérito de lo que soy, aunque en más de una ocasión... he sido yo la que ha producido un cambio en mi conducta, creo que para bien. Me decían: "Cállate" Pues yo mas chillaba. Pero en verdad, soy así gracias a ellos. Gracias a esas personas que están ahí, a pesar de que la distancia sea nuestra enemiga. En cualquier momento, a cualquier hora. Y me alegro de que sea así, no nos quemamos y nos queremos. ¿Qué mas puedo pedir? Tengo mucho que agradecerles a esas personas, han sabido confiar en mi, y me han dado un margen de error, grande o menor, da igual. Pero confían en mi, y espero no hacer algo malo que les haga cambiar de opinión. 


A de Ahí están. 

martes, 9 de octubre de 2012

Lo prohibido atrae.

Ahora no me vengas con ojitos de cordero llegado. Eso ya fue y yo ya (Creo) que cambié. El daño se lo haces a otra, a mi déjame tranquila. Todavía estoy centrada en dejar todo atrás, no voy a tirarlo todo por la borda.

sábado, 6 de octubre de 2012

Fin pero para todos los siempres. Hola.


Nunca pensé que en nuestra última conversación existieran tantas dudas, y tantas inseguridades por mi parte. No sé por la tuya como estará la cosa. No sé en quien confiar, con quien hablar, a quien contarle mis penas. Porque siento que ahora mismo, todo es mentira. Que se han reído de mí como han querido. He vivido en una burbuja, en la que no dejaba que nada ni nadie me influyera, sólo acercándome a los que más me querían. Pero resulta, que aquello que tenía mas cerca, es lo que más daño me ha hecho al final. Todo eran mentiras e intereses personales. Donde yo era el objetivo. Pero ¿Sabes qué? Se acabó. Dicen que esto hace madurar ¿No? Si fuera egoísta, y no pensara tanto en los demás, quizás las cosas serían diferentes.
Me estiro de los pelos pensando en que hice mal, pero no! No he sido yo. Está claro que tengo culpa en escuchar a los demás opinar de mi vida. Pero la culpa la tienes tú. No yo. Yo no he tirado mis ilusiones y las tuyas por la borda. Dijeron: quitar peso. Y tiraste todo lo que no era tuyo. Dejando tus sucios intereses. Y podría seguir escribiendo, porque continuamente me saldrían metáforas con las que herirte, y eso es lo que quiero. Que sientas todo lo yo he sentido durante meses y que no podía reflejar ni en mi persona, ni en mis paredes. No quería recordarte y sin embargo, ahí estabas.

Pero bueno, a partir de aquí, empezamos de cero, bueno… mejor dicho. Yo empiezo de cero y sin ti. Aunque seguiré con mis folios en blanco en los cuales escribir y poder relatar mi vida, porque visto lo visto, ni de mi sombra. Y amigas (de verdad) pocas.




viernes, 5 de octubre de 2012

Me gustaría oír tu risa ¿Cuando nos conoceremos?




Has resultado ser justo como yo creía que eras, yo nunca he fingido ser otra persona, siempre he sido como soy y me han humillado delante de todo el mundo. Verás, no he venido a pelearme ¿Vale? He venido para decirte que sé lo que es tener miedo de mostrarte como eres, yo lo tenía pero ahora ya no.  Y ahora me da igual lo que la gente piense de mi, porque yo creo en mis actos y sé que ahora todo va a salir bien. Y aunque no tengo ni trabajo, ni dinero para ir a la universidad, eres tú quien me da pena. Sé que la persona que me escribió esos mensajes está en algún lugar, pero no puedo esperarla porque sería como esperar que llueva en plena sequía, inútil y frustrante. 

jueves, 4 de octubre de 2012

Hola.


“Oye, tú. ¿Cómo te llamas? Espero que tengas un nombre bonito, aunque eso es lo de menos. No importa. Al final te podré llamar de mil maneras que a mi me gusten y a ti te disgusten. Tengo tantas preguntas que hacerte. ¿Dónde has estado éste tiempo? Porque aunque no hubiésemos quedado, yo te estaba esperando, y créeme que estoy enfadada porque llevaba ya bastante tiempo. No sabía a quien preguntar, no sabía como describirte. Pero bueno, lo importante es que por fin has llegado. Y espero que tardes en irte. Puede que te asuste el verme tan eufórica, pero entiéndeme.”


martes, 2 de octubre de 2012

Cansada ya de despedidas

¿Y si estamos predestinados a conocernos? Muchas veces digo que me arrepiento de ese momento, aunque en realidad es mentira, por mucho daño causado.  Pero si no nos hubiéramos conocido de esa manera ¿Nos hubiéramos conocido de otra? Es una pregunta que me hago constantemente.
Quiero quitarme ésta sensación de no haber acabado nada, ya. Porque no aguanto tanta presión y hasta que no estalle, dudo que ésta tontería se quite.