domingo, 29 de julio de 2012



Con las ganas


Recuerdo que al llegar ni me miraste, fui solo una más de cientos, sin embargo fueron tuyos los primeros voleteos ...

Mis canciones empezaron a ser tuyas porque tú me las recordabas. Y ahora las odio. Al igual que a ti. Pero lo peor, es que por encima de todo, me odio a mi misma. Por ser como soy. “Piensa mal y acertarás” Pero no, yo fui buena y te di una oportunidad para demostrarme que yo estaba equivocada. Que a veces las apariencias engañan. Eso quería pensar. Me recordabas que era demasiado buena, que quizás era una santa. Que era de lo mejor que habías conocido. Pero tú eres más de lo mismo. El mismo mentiroso que encuentro siempre. Pero vuelvo a repetir que la culpa es mía. Por no fiarme de mi y fiarme de ti. Pero es que me odio más todavía por tener la necesidad de saber de ti. Me odio por las sonrisas que se me han escapado al tener noticias tuyas. Me odio por no poder dormir por las noches porque estaba demasiado ocupada pensando en si te había hecho algo, porque tu actitud me desconcertaba. Me odio porque sé que no me mereces, que no te importo y estoy aquí llorando desconsolada. Me odio porque he intentado cambiar mi forma de ser. Me odio porque empiezo a recordar todo, y me doy asco. El mismo que me das tú ahora a mí. Sería muy fácil decir: hasta aquí. Pero no, yo sé que esto seguirá y que me traerá problemas.

Y ¿Ahora? Ahora a seguir, que una se puede levantar. Que si ya lo hice una vez, ¿Por qué no una segunda?  Siempre soy negativa, aunque yo diga que intento ser realista. Pero si ahora tengo que ser realista, he de decir que las cosas vienen y van. Pero las amigas están ahí. Y si son buenas sabrán ayudarme, y estar ahí. Como me están demostrando poco a poco. Porque esta vez no estoy sola. Tengo pilares importantes, a los que en alguna ocasión, creo que les he fallado pero espero que sepan perdonar mis errores y mis defectos. Es por eso por lo que debo estar bien, tengo que estar ahí para ellas, no puedo derrumbarme ahora y dejarlo todo otra vez por los suelos. Si no es él, será otro. Siempre doy opciones, y seguro que yo también las tengo. Seguro que un día alguien me merecerá de verdad, que no me mienta. Simplemente pido eso.

A veces para pasarlo mal no hace falta construir algo, a veces para pasarlo mal solamente hacen falta ilusiones, las cuales se rompen. Con eso, ya lo pasas mal. Ya te decepciona. 


viernes, 27 de julio de 2012

Un oasis que va y viene. A veces fácil, y la mayoría difícil. Intentamos ser fuertes ante la adversidad, ante los demás y lo único que en verdad nos queda es pedir ayuda para ver quien está ahí. Los problemas se pueden solucionar, el tiempo lo cura todo. Y es una pena desperdiciarlo porque no se sepa usar bien. Al final, las palabras, al igual que las personas, se evaporan. Se pierden por el camino. Y sólo queda la esencia. Las risas, los buenos momentos. 
Yo no quiero una vida que recordar sólo por los hechos que han pasado a lo largo de ella, sino quiero una vida que pueda disfrutar a cada instante, recordar momentos que han pasado y reirme de ellos. Quiero ser alguien que esté ahí para los demás. Quiero ayudar. Quiero regalar sonrisas, porque tengo muchas que dar. Quiero dar cariño a aquel que más lo necesite. Quizás no soy lo que la gente espera que sea, tengo mis ritmos, pero seguro que alguien vendrá que sepa controlar esos ritmos, y controlar la locura que envuelve mi vida. 


jueves, 26 de julio de 2012

gracias.

Hay veces que hace falta mirar atrás y ver de donde has venido, y todo lo que has recorrido para comprender que has superado cosas peores. Las risas con los viejos amigos nunca fallan. Las grandes hermanas del pasado, y que aunque la confianza se haya perdido un poco, saber que seguirán estando ahí para dar los mejores consejos que jamás puedas imaginar. Saber que seguimos compartiendo gustos. Recuerdos. Y anhelos. 

miércoles, 25 de julio de 2012

Aire. Fuera. 

Quiero desaparecer del mapa, pero es algo imposible que yo me evada. Mejor vete tú. No quiero saber nada. NADA. Porque no puedo más. No puedo con estas dudas. No puedo esperar, soy una impaciente del presente. Prefiero un futuro perfecto. Vete. No te quiero aquí. 

No digas nada por favor.

No sé que pensar. Si guiarme por lo que dice la gente, por lo que dice mi intuición o dejarme llevar por el momento. 

martes, 24 de julio de 2012

No es justo.

En mis alegrias hace falta tu sonrisa.
Quisiera gritar, pero me falta el aliento...  

domingo, 22 de julio de 2012

1999. Sentimientos encontrados.

Siempre he creído en mi misma. He creído que podía cambiar un mundo. He creído que podía cambiar mi forma de ser. He creído mil cosas. Tantas que he dudado de mi misma. En estos momento no sé que pensar. Me puse un límite que no debía sobrepasar. No sé si lo rozo. Pero es que en verdad, me da miedo aceptar lo que un día dije. Me da miedo el pensar que lo pueda pasar mal, aunque suene egoísta y aunque me dijeran: ahora debes pasarlo mal. Quizás si en esos momentos hubiera sido más egoísta, ahora no estaría pensando las barbaridades que pienso. Ahora no estaría agonizando en vida, simplemente me preocuparía por cerrar los ojos y dormir, y no evitar darle vueltas a un mundo, el cual yo he creado, y en el que solo se basa en ilusiones de una adolescente quinceañera. 
Ahora es cuando no voy a dejarme llevar, no porque no tenga ganas, porque ganas me sobran. Pero esto no me lleva a ningún sitio. Y mi tiempo no se regala. Se invierte. Y en este caso, mi tiempo lo invierto en sonrisas para mi. Sonrisas de mi agrado. Mañana cambiaré. Lo sé. 



viernes, 20 de julio de 2012

No es necesario tener principios, lo importante es tener finales.

Parece que cuanto mejor quieres hacer las cosas, peor salen. Quieres dar todo lo mejor de ti, y lo único que sale por esos ojos es tristeza. Dudas infinitas. Nunca están conforme, quieren más. Y más. Y más. Pero yo tengo un ritmo. No puedo controlarlo todo por mucho que quiera. Me duele que las cosas sean así, porque para nada es como me gusta que sean. Quizás la culpa pueda tenerla yo, como tú bien dices. Pero esto no ha tenido ni principio. Putas dudas que me han jugado una mala pasada. Si todo fuera tan fácil como dejarse llevar...
Una pena.



¿Qué es un mundo feliz, el de Buda o Schopenhauer,
libros de autoayuda o la belleza en Murakami?
No. Son esos momentos, cuando viene el rictus mortis,
la risa es llanto y con el llanto lagrimones así…

Sí. Somos alguien, algo dispersos, vulnerables.

Somos reverso o la imagen de un universo inestable.

Y de tanto reír, fui incapaz de arrancar, ni hacia delante ni atrás,
sino ascendiendo por los aires. Tu cabeza se hinchó, y la mía después.
Caras deformes y ovoides. ¿Y qué tal si bajamos del coche?

Buscaba un mundo feliz entre Buda o Schopenhauer.
De libros de autoayuda o la belleza en Murakami.
Y lo encontré contigo en las entrañas de la noche,
cuando el cielo escucha carcajadas enormes.

Ganaremos el oro en la carrera de fantoches.
Los feítos con la plata y los más tontos con el bronce.
Y creí contener la llamada de la noche.
Pero como los vampiros me he aceptado sin reproches.





Un fin, sin más? 

martes, 17 de julio de 2012

No llueve eternamente.

Por una parte, ésto es lo mejor que podía pasar, y si no es lo mejor, es lo segundo mejor. Me río pero de mi. Pobre ilusa. 
Escribir quizás se me da bien pero en eso de expresas sentimientos o emociones, no soy la mejor. Es un defecto, tal vez. ¡Pero hay que ver lo tonta que puedo llegar a ser! ¿Sabes qué? Voy a coger ese papel y a romperlo en pedacitos tan pequeños que se me haga imposible leerlo, y releerlo. No soy una tonta más. 

A las 10.

Diferenciarte entre la gente,
comunicarme en un lujo se convierte,
quedamos a las 10.
¡Yo voy a bajarme!

MIAU.Adiós. 

No aguanto más. 

Sola, confusa.

viernes, 13 de julio de 2012

Ésto es lo que queda, ésto es lo que hay. Y ésto es lo que nunca volverá.

¿Qué te digo que no sepas? Sonrío hasta durmiendo. Pero ya es costumbre. Intento no exteriorizar todo lo que pienso, porque si lo hago, arde Troya. Y no es plan. Quiero coger mis maletas e irme. No puedo dar más de sí. He llegado a mi límite. ¿Que quieres de mi?


hazlo

'“Si tuvieras un amigo que supieras que nunca volverías a ver… ¿Qué le dirías? Si pudieras hacer una última cosa para alguien a quien quieres ¿Cuál sería? Dilo. Hazlo. No esperes. Nada dura para siempre”

martes, 10 de julio de 2012

N=1

Ahora viene cuando debería de aprender a ir aterrizando y desenvolver todas esas noches que no vamos a tener, vete preparando... 
Sé lo que nos va a pasar, vamos a evitarnos, vamos a desarropar todos los abrazos, vamos a jugar a esperar a ver quién deja antes de llamar, cuando todo vaya mal... 
 Sigues esperando que suceda algo que nos acabe separando, tramo y solución de nuestra batalla de cabeza y corazón. Sigo peleando. 
 Es lo que nos va a pasar, vamos a perdernos, vamos a desaprender todos los secretos, vamos a esperar... A que el tiempo haga su trabajo y olvidar.


lunes, 9 de julio de 2012

El tonto no eres tú, ni el otro, ni el de al lado.. Soy yo. Y por muchos motivos. Alguna vez llegué a pensar que ésta etapa iba a ser la más importante de mi vida. De hecho lo es. Pero por descubrirme. Estaba enterrada entre un mar de gente. Sé como soy, y hasta donde puedo llegar a ser. Muchos no me entienden, otros intentan comprenderme. Yo solamente me aislo a llorar, y a pensar, y a soñar, y a imaginar. Las noches se hacen eternas. El alba nunca llega. Y cuando llega, estoy durmiendo, no puedo mantenerme en pie. Pero sé una cosa, porque sí, yo también se mucho.


sábado, 7 de julio de 2012

viernes, 6 de julio de 2012

E

Estamos demasiado centrados en lo que nos importa, sin dejar lugar a aquellas personas que quizás necesitan más atención.

domingo, 1 de julio de 2012

ÉL: Una persona ÚNICA.

Quizás él se piense que le debo poco, nada. Que me debe más a mi. Pero ¿Por qué? Es una persona enorme, con la cual muchas veces tengo discusiones por discrepar en ideologías. Nos peleamos, nos enfadamos, estamos sin hablar durante días. Y aunque me cueste reconocerlo, soy más orgullosa que él y él es el que da el primer paso. Siempre estamos diciendo tonterías, aunque tiene que soportar mi bipolaridad en época de exámenes. Es uno de los pocos que me saben escuchar, y es capaz de quedarse despierto para hablar conmigo porque sabe que algo va mal. Lo quiero como al que más, aunque el se hace el sueco cada vez que se lo digo. Muchas veces, estoy deseando llegar a mi casa para contarle lo que ha pasado. Para que se ria de mi. Porque cuando él se ríe, y veo que está bien, es cuando mejor me siento.