viernes, 29 de junio de 2012

martes, 26 de junio de 2012

¿Por qué si supuestamente he hecho bien, ahora solo quiero llorar?

(iam)

Vivimos en una sociedad superficial, donde intentamos que no se note dicha superficialidad, somos hipócritas. Somos hipócritas con nuestra manera de vestir, con nuestra manera de pensar. A menudo nos preguntamos si hicimos bien al decir tal cosa, o si podríamos haber actuado mejor. Nuestra cama, testigo de múltiples noches de llanto. Es mejor ser sinceros, desde mi punto de vista. Pero, ¿y si la otra persona no valora nuestra sinceridad? Si hace de ella algo gracioso, haciéndote sentir inferior. 



juego de mayores


A menudo pensamos que solo nos ocurren desgracias a nosotros, que el mundo no conspira a nuestro favor… Pero, ¿Y si somos nosotros los que estamos en contra? Los que no queremos abrir los ojos, los que no queremos madurar, los que no queremos dar nuestro brazo a torcer. Siempre es fácil echar la culpa a los demás antes que reconocer nuestros errores. Sí, de errores se aprende, pero para aprender de ellos hay que saber aceptarlos. Nadie es perfecto, pero podemos intentarlo ¿No?. 


sábado, 23 de junio de 2012

Noche mágica entre paredes.

Me niego a aceptar una realidad que me envuelve. Me apetece estar triste cuando en realidad lo que estoy sintiendo tiene su punto mágico. Superarme día a día me sorprende aunque vaya con pies de plomo. Experimentando cada rincón de mi pensamiento. Conociéndome día a día. No me hace falta nadie para aburrirme ni mucho menos para divertirme. De vez en cuando tengo una cita conmigo misma. A veces necesito estar sola sin ninguna explicación. Ir creciendo forma parte de mi rutina diaria, tú sin embargo eres mi radio matutina que no puedo cambiar con mis manos. Intento ser metafórica pero no sé, haces que sea literal hasta durmiendo. Me cansa el hecho de imaginar cosas sin ningún sentido. Buscar excusas para no hacerme daño. Pero ahí está.



jueves, 21 de junio de 2012

Chiguitos, niños.


Las personas no somos perfectas, necesitamos tiempo para poder construir nuestro camino, necesitamos experiencias, también llamadas errores, de las cuales podamos aprender. Aprender a no volver a vivirlas. Aprender a esquivarlas. Aprender a actuar sin el miedo a fallar. Hay errores en los que no tenemos culpa nosotros, y que terceras personas se encargan en recalcarnos que somos culpables de ese mal, de ese dolor. Pero NO. Hay que aprender a ser objetivos, y a tener empatía con el mundo que nos rodea. Hay que ser coherente y ver que está bien y que está mal, tener nuestro propio juicio moral y no dejarnos llevar por la ira y la rabia que nos corroe por dentro, pues sólo es mierda. Sólo eso. Son obstáculos que impiden que actúe el corazón. Hoy por ti, mañana por mi, pero ¿Qué hay de esas personas que sólo dan y nunca reciben? Basta de ser egoísta, y regalemos sonrisas. Nunca están de más, sobretodo en estos tiempos en los que solo hay quebraderos de cabeza. Es raro que esta filosofía de vida la intente poner en práctica una chica de 19 años y no la mayoría de adultos que habitan este mundo. Señores, más empatía, más coherencia, más DIALOGO y muchísimas menos tonterías de adolescentes. 


domingo, 17 de junio de 2012


Puedo aparentar que soy una persona fría. Muchos se quejan de que no soy cariñosa, que soy desconfiada. Y si, es verdad. No es malo ser así (Creo yo). Pero me cuesta mucho tomar decisiones por si les puede influir a terceras personas. Y sé que es mi momento, pero no quiero ser egoísta. No quiero serlo cuando esas terceras personas son imprescindibles en mi vida. 


sábado, 16 de junio de 2012

..


Ya me lo dijo mi madre una noche de llanto: “Las amigas se cuentan con los dedos de una mano, podrás tener conocidas pero amigas de verdad, pocas”. Las personas vienen y van en nuestras vidas, igual que los amores. Pero hay personas que siguen ahí, a pesar de nuestros defectos. Son personas llenas de magia, que están disponible las 24 horas del día para nosotros. Son personas indispensables en nuestra vida. No son perfectas, pues tienen sus defectos. Pero precisamente lo bonito de la amistad es eso. Es conocer los defectos de la otra persona. Es no imponer nuestra verdad a la suya, sino buscar una verdad compartida, y respetarla. Saber cuando hace falta darles una sonrisa o decir alguna tontería. Las conocemos al más mínimo detalle. Son testigos de nuestras lagunas mentales, y nos intentan dar consejos, pero nosotros somos cazurros y pasamos de ellos. Preferimos el camino fácil.
Hoy  sé cual es mi camino, y todo gracias a esas personas. Son pocas, pero me bastan.



jueves, 14 de junio de 2012

Parece que hoy en día una persona ya no puede pensar algo que a los demás no les guste. Pues pienso como quiero, te guste bien y sino también :)

Yo te esperaré, nos sentaremos juntos frente al mar

Incomprendida, incompatible tal vez pero con el resto del mundo. No me entienden, y ya no pretendo que me entiendan, sino que me respeten. Que me ayuden a salir de este agujero que yo solo he ido creando. Pero no. Se ríen. Y mi inferioridad sigue en aumento. No quiero echarle las culpas a nadie, pues solo la tengo yo. Pero es ahora cuando se me vienen a la cabeza todas esas canciones infantiles y pienso: todo tiene solución.


Si no te conozco mejor, eso me quita los problemas.

Hay momentos difíciles. De esos que solo tienes ganas de llorar, ganas de que pasen. De mandarlo todo a la mierda. Pero todo. Soy tan insuficiente... Tanto. Y tengo miedo.