sábado, 28 de abril de 2012

Bajo el sol de la toscana

Es de idiotas pensar que algo pueda cambiar. Parece que todo pinta bonito para los demás. Que solo ellos pueden vivir algo tan grande. Ellos, no yo. Vivimos en un mundo donde las sonrisas están infravaloradas. Un mundo en el que cuesta decir "Adiós" a cualquier persona. Pero parece, que solo me cuesta a mi. No es que yo pretenda ser distinta a las demás, ni seré única quizás. Sé que soy diferente en mi pequeño mundo, y  una soñadora más. Pero es ese mi peor defecto, que imagino. Imagino que todo puede pasar. Y es lo peor de este mundo, luego nada sale como tú quieres. Nada. 


domingo, 22 de abril de 2012

viernes, 20 de abril de 2012

Dilema moral "Todos los días de mi vida"

Leo es un chico aparentemente normal, pero está enamorado hasta las trancas de una chica, chica de la cual era correspondido. Pero un horrible accidente, hace que ella tenga una lesión cerebral. Desgraciadamente, no se acuerda de sus últimos años, por lo que Leo ha caído en el olvido. La chica olvidadiza, en su vida anterior, se había peleado con sus padres. ¿Que debe hacer Leo? ¿Enamorar a la chica por sus propios méritos, ó recordarla de forma egoísta la discusión con sus padres para que así vuelva con él? ¿Responsabilidad ó la ilusión de estar con la chica a la que amas?
¿Te cuento un secreto? No conozco la cordura. Voy a cumplir 20 años, pero perfectamente puedo aparentar 16. Tengo la inocencia de una cría que sabe lo que hace, y la madurez de aquel más viejo que exista. Sé divertirme, aunque los demás no me entiendan. Al principio me condicionaba el saber que pensaban de mi, ¿Ahora? Ahora puedo ser yo. Puedo reírme por tonterías, y puedo llorar por lo mismo.


domingo, 8 de abril de 2012

Mi padre decía que no se puede tener miedo. A veces tenemos que enfrentarnos a nuestros miedos.
No quiero saber nada..




¿Por qué lloramos al ver películas?


Cuando estamos sensibles, y más especialmente las chicas, siempre necesitamos algo con lo que expulsar las lágrimas. Una buena película. ¿Pero por qué lloramos?

Una investigación ha demostrado por qué ciertas películas nos hacen llorar, y emocionarnos. Cogemos hasta sentimiento. Tanto que te hace falta un paquete de pañuelos.

La investigación sobre cómo las películas hacen llorar a las personas, estuvo a cargo del profesor Kim Bard de la Universidad de Portsmouth. Este profesor analizó docenas de películas identificando cuatro factores primordiales que hacen que una película haga llorar al espectador.

Los cuatro factores principales son:


  1. Que tan seguido lloran los personajes (conteo de lagrimas).
  2. La tristeza general de la película (indice de tristeza).
  3. Mensaje positivo del filme (indice inspiracional).
  4. Grado de felicidad experimentada (la alta en felicidad).

Este estudio proclama que cuando utilizan la combinación correcta de estos elementos, pueden ser utilizados para producir una experiencia emocional intensa y está casi garantizado que los espectadores estarán más propensos a llorar.


El profesor que hizo esta investigación también añadió que si vemos con mejor calidad las imágenes (películas de alta definición) las emociones se verán mejor reflejadas y esto hará que los espectadores sientan más la emotividad de la película.



sábado, 7 de abril de 2012


Estaba… Estaba pensando en ti. Estaba pensando en como te he echado de menos. Pero no durante esos últimos días. Sino siempre. Estaba pensando en que podríamos ser felices, en lo bonito que sería ser una pareja cualquiera, incluso aburrirnos en un sofá, mano sobre mano, delante de la tele. Estaba pensando en lo bonito que sería discutir, decidir donde ir vacaciones, quizá no ponernos deacuerdo. Y en lo bonito que sería dejarte ganar… o no. Pero lo más importante es que tengo ganas de amar, y tengo ganas de amarte a ti.



viernes, 6 de abril de 2012

Eres al único que no busco


Nervios. Me arreglo. Intento estar guapa. Me pongo lo que mejor me sienta. ¿Sinceramente? Me siento guapa. Siento que voy a arrasar. Siento que voy a ver las estrellas, pero de la mejor manera posible, desde la luna. ¿Realmente? Me siento idiota, tonta, incluso imbécil. Pero ¿Sabes que es lo que más rabia me da? Saber que soy una más. Y esta noche por fin voy a hacer caso al dicho ese: "Piensa mal y acertarás". Y tanto que he acertado. Una cosa es pensarlo, y ya duele, pero todavía duele mas ver corroborado mis pensamientos. Siento decirte, que yo no soy una más. Que tengo algo grande, y que me las ingeniaría para hac

erte ver las estrellas de la mejor manera posible, al lado de alguien que te quiera. No te puedo llevar la luna, pero si me entero por alguna de esas de como se puede hacer, yo lo haría, por ti... Pero sé que tú por mi no, y eso es lo que más duele, entre tantas otras cosas. Saber que no soy nada, que quizás no estoy a tu nivel. Sigo confiando en que un día alguien va a venir, y me va a llevar junto él. Ni en su alfombra mágica, ni me llevará a la luna para ver las estrellas. Él sabrá como hacerlo.

No quiero a personas como tú a mi lado, pero sois lo único que encuentro.



jueves, 5 de abril de 2012

Cállate tú!


Por más que intento hacer las cosas bien, siempre fallo. Y la primera que se cansa, soy yo. Sé lo que tengo que hacer, pero no quiero que me repitáis constantemente que lo hago mal. Me canso, y eso hace que yo misma me desprecie por no saber hacer bien las cosas. Solo quiero que llegue el día en que deje de intentar ser perfecta, porque sé que siempre cometeré errores, pero solo así podré ser feliz. Esperando que nadie me diga que tengo que hacer.


miércoles, 4 de abril de 2012

Adoro este tiempo. Esta ilusión. El salir a la calle, y ver que todo puede pasar. Todo. Llueve, sale el sol, te mueres de calor, y después tienes que ponerte algo encima porque seguramente tengas frío. Y la verdad, es que yo estoy como el tiempo. Ahora no te quiero, ahora sí. Me da miedo doblar esa esquina por si te veo aparecer. Y tengo flashback constantemente de aquel día, y aquella noche que no pude dormir. Me da miedo que me digas hola, y que ni tan siquiera te sepa responder. Me das miedo. Me dan miedo mis dudas afiladas. Me da miedo todo. Estoy sumisa. En seguida agacho la cabeza, y todo por lo que pueda pasar. Tengo miedo, mucho miedo..