lunes, 27 de febrero de 2012

Que te jodan


Soy impaciente y un poco insegura. Cometo errores, pierdo el control y a veces, soy difícil de entender. Pero si no puedes lidiar conmigo en mi peor momento, definitivamente no me mereces en el mejor.



Soy difícil de entender, no pidas mucho más.

sábado, 25 de febrero de 2012

viernes, 24 de febrero de 2012

¿De que coño vais?


Vosotros decidís por donde llevar las riendas de vuestra vida, no de la mía. Os creéis con derecho de juzgar a algo que es diferente a vosotros, por el simple hecho de ser diferente. ¿Quién dice que lo que vosotros hagáis está bien? Quizás la única que hace lo correcto soy yo. Estoy HARTA, y leerlo bien, HARTA de todos vosotros.
Mi vida depende de mí.

Sólo son ganas de llorar y de estallar y de decir: ¡ENTENDERME JODER! Quizás soy distinta, pero soy así...

miércoles, 22 de febrero de 2012


Hoy me cansada, hoy estoy harta de todo. Hoy quiero dormir, hoy....
QUIERO QUE ME DEJÉIS EN PAZ.




Siempre encontrarás a alguien con quien irte de fiesta, pero no siempre encontrarás a alguien que te quiera escuchar.

lunes, 20 de febrero de 2012

Ellos


La cuestión es que esperamos demasiado de los demás, pero solo consiguen decepcionarte, y sentirte mal contigo misma y con tus ideales. Yo soy así, desde que me levanto hasta que me acuesto. Siempre, por suerte o por desgracia, tengo una sonrisa en la boca, la cual muchas veces me excusa de mi comportamiento, pero me considero, al fin y al cabo, una persona buena. No sueño con caerle bien a todo el mundo, simplemente quiero que respeten mi forma de ser, si soy rancia, lo soy, y si soy sosa también. Nadie puede pretender cambiarme, porque yo no voy ahí con mis ideas fantásticas intentando manipular a la gente, y hacerla cambiar. Quiero que entendáis que soy así. Me encanta pasar las noches viendo películas yo sola, llorando. Quizás porque no tengo a nadie con quien compartir esas lágrimas, de felicidad o de tristeza. Y eso si que es triste, que solo cuenten contigo para lo malo, de lo bueno se olvidan. Seré como soy, pero tengo derecho a divertirme, y a gritar. Muy poca gente me conoce verdaderamente. Y son ellos los que saben que me hace gracia, son ellos los que sabe que siempre ando haciendo chistes por lo "bajini", son ellos los que saben que se me cae el chicle cuando hablo, y son ellos los que distinguen mis tipos de días. Aunque tenga todos los días una sonrisa en la boca, también tengo días malos. Días en los que solo me apetece dormir, y que al despertar todo haya cambiado.



sábado, 18 de febrero de 2012

De nuevo me invade éste sentimiento. El de que todo acaba, y que nada permanece. Todo tiene que cambiar, la vida no siempre es constante. Pero llega un punto que duele...

lo siento

¿Pero que es lo que hago mal? Es que de verdad, dímelo porque no lo sé. Quizás parezco egoísta pero soy una cautiva más del tiempo, intento cuidar mis amistades, pero lo siento si no puedo dar el 100% de mi. Me preocupo por todo y todos. Pero de verdad, lo siento si he estado despistada. Solo me alimento del reloj, y duermo entre respiros. No tengo tiempo ni para mi, ni para ti. Pero no es algo que yo quiera, simplemente tengo vida nueva. Vida que intento adaptar a las de otros individuos, no soy aquella chica que era, soy mucho más madura creo pero eso no te da derecho a echarme cosas en cara.



Todo tiene solución menos la muerte. Quizás hoy veas que todo está negro, pero.. mañana seguro que el color va cambiando.




viernes, 17 de febrero de 2012

Dicen por ahí

Dicen por ahí que de los errores se aprende, pero yo no escarmiento, y continuamente... por más intento arreglar las cosas, meto la pata, siempre es igual.... ¿Donde está la cámara oculta? Esto debe de ser ya una broma...

DEFINITIVAMENTE llorar.
Sigamos pues, la cosa es la misma. PERDÓN. PERDÓN. PERDÓN.

Hay días en lo que abunda pedir perdón, hay días en los que no haces nada bien. Hay días que simplemente te decepcionas a ti misma, que por más que intentas hacer las cosas bien, sabes que siempre te saldrá mal, y hoy, por desgracia.. es uno de esos días.


sábado, 11 de febrero de 2012

Dueños de nuestros propios actos

Sí, seremos dueños de nuestros actos, y también somos responsables de esa consecuencia... Es triste tirar la toalla a mitad del camino, dejando a personas indefensas que vayan solas. Guiala, no te apartes del camino, cobarde.


adiós.

viernes, 10 de febrero de 2012


Tengo mil defectos, y uno de ellos es no felicitarte la primera. Créeme cuando te diga que he estado toda la semana pensando que hacerte por tu cumpleaños, créeme porque de hecho es verdad. Créeme también cuando te diga algo que no te gusta, porque lo hago por tu bien. Algo que me caracteriza es que cuido muchos a mis amistades, pero solo a las verdaderas, y tú lo eres. Porque al igual que yo, me dices cosas que no me gustan oír pero debo de oírlas por mi bien.


jueves, 9 de febrero de 2012

viernes, 3 de febrero de 2012

Y de pronto me rozan la cara..


Ya sabes el resultado, te anticipas a que llegue el momento, vives el futuro directamente. Pero es un futuro imperfecto, demasiado imperfecto. Tiene picos por todos lados. Esos picos son como los de las mesas, que te sueles dar en las caderas cuando tienes prisa, que el dolor equivale a cuando vas descalza por la noche para no hacer ruido y te das con la pata de la silla en el dedo meñique del pie. Es algo así. Jode, y jode. Te agarras y cada vez más fuerte para ver si te alivia el dolor. Te encojes pero nada, lo único que consigues es escurrirte en lágrimas, y acabas por tirarte al suelo, pasando por encima otra jerarquía superior. Pero tú piensas: " Sé que valgo, soy grande joder" Pero es tarde, estás tan lastimada y dolorida... que es imposible levantarse. Lo peor viene ahora, cuando te decepcionas a ti misma. Ahí ya, no tienes remedio.

Llora coño, llora. Desahógate, tú puedes.



miércoles, 1 de febrero de 2012

De todo y de nada.

Estoy cansada. Pero no es un cansancio de haber estado una noche entera despierta, no. Es un cansancio de decir no puedo más. De pedir ayuda y no recibir nada. De querer llorar y no poder ni gritar, ni desahogarme. No puedo. Estoy bloqueada. Ni un paso delante, ni uno para atrás. Necesito mis días aburridos, y mis ganas de ser alguien. Porque a día de hoy, solo quiero callar y quedarme pequeñita, con mi manta, y llorar y llorar hasta ahogarme. Quedarme ahí, donde nadie puede verme, ser invisible. Que nadie me hable. De darme cuenta por mi misma, que yo no estoy aquí para llorar, que estoy aquí para ayudar a los demás. Y es que cada día estoy mas convencida de que esa es mi finalidad aquí, dar ánimos, hacer sonreír a la gente, hacerla soñar. Pero de vez en cuando necesito que alguien me cambie el papel aunque sea por cinco minutos. Quiero sentirme libre por un momento y tomar las directrices de mi vida, no tener ninguna tutela encima.
Soy muy pequeña en un mundo de gigantes, y no hay ningún antibiótico ni medicamento que me haga crecer.

Solo quiero eso, llorar.