domingo, 27 de febrero de 2011

viernes, 25 de febrero de 2011

F de felicidad

Supongo que sea por el tiempo tan bueno que viene, por los planes que tengo entre manos, y eso que las llevo vacías. Porque he aprendido a vivir sola, sin necesidad de nadie. Sé llorar y protegerme a la vez, sé reir y decir te quiero sin miedo a nada. Muchas veces se reirán de mi, y otras seré yo. Me echaran cosas en cara, y todo por mi timidez. Pero es que ME DA IGUAL. Soy feliz en mi mundo.

jueves, 17 de febrero de 2011

Lifeline

No puedo decir que me guste esta situación, pero tampoco me disgusta. Creo que soy feliz, incluso puedo serlo más. Llegar a tocar el cielo con las manos, y hacerle cosquillas tal vez. Hay veces que tengo ganas de llorar, pero muchas veces son de felicidad. Felicidad por no ser como las demas. Puedo ser rarita, sí, pero tengo las ideas claras en cuanto a madurez se trata. Las niñerias siempre van conmigo, y si tengo que lloriquear lo haré. Pero cuando tengo que estar seria, soy la primera. Al igual que soy la primera en decir: te echo de menos. Y también digo que a la de 3 hago las cosas. Y voy contando ya hasta 10 y todavía sigo concienciándome de que lo tengo que hacer. Ahora mismo tampoco tengo claro un futuro, y ni casi el presente. No tengo a una persona para compartir momentos únicos, pero tengo a varias para compartir momentos inolvidables. Soy de esas que puede estar escuchando todo el día la misma canción porque le trasmite algo. Me levanto con la música y me acuesto con ella. Soy de las que duermen temprano, y cuando se levantan a las 4 de la mañana, van al aseo a ver si se le ha ondulado el pelo. Sí, puedo entrar en el concepto de pija. Rarita, pija ¿Algo más? Pues claaaaaaaaaaaro que sí. Soy tontita. Así tal cual. Como suena. Me encanta hacer la pava, y reirme de mis errores, porque la verdad... es que son bastantes. Hay veces que meto la pata de tal forma, que luego no sé como sacarla. Y es entonces cuando me rio, y me rio,y empiezo a sudar. Y la sonrisa tonta no se me quita de la cara. Y cuando la quito me siento rara, porque ya me he acostumbrado a ella. Sé dar la razón a quien la tiene, y a quien no también. Total, con tal de que esté contento el personal, soy capaz de todo. Me sé sacrificar, y darle un chicle al que no tiene para comer. Mejor lleno de aire que vacio, así vuela. Por supuesto, también soy infantil. Y un puñao de cosas más.

martes, 15 de febrero de 2011

Desde entoncés, he cambiado de forma de vestir, de pensar y de decir. Supongo que tú tampoco te has quedado atrás. La nostalgia me invade, y eso es algo que se nota. Nostalgia por no poder revivir aquello, aunque ponga sudor y lágrimas por medio. Nostalgia por recordar cuantas veces he tenido el corazón en la garganta por tu culpa. Y nostalgia por ver las fotos donde la tristeza brilla por su ausencia.

Y ahora me rio

Tal como viniste te fuiste. Costó decirte adiós, y sigue doliendo ese adiós. Pero la vida es así, y son cosas que pasan. Si tú también me lo quisieras decir, las cosas no serían así de duras.

domingo, 13 de febrero de 2011

creeme, estoy mintiendo.

La cuestión es que lo sé. No hace falta que venga nadie a decírmelo. Sé que hago muchas cosas mal, como por ejemplo confiar muy rápidamente. Pero es que soy así. Igual puedo decirte en un momento te quiero y al segundo decirte que es broma. Que no te lo creas, que la que avisa no traiciona. Pero dejarme vivir en mis ilusiones, ya espabilaré cuando tenga que espabilar. No me hace falta consejeros que van de amigos, ni amigos que van de consejeros. Aunque siempre se agradece que un amigo esté ahí para decirte que todo puede acabar mejor de cómo empezó. Decirte que has hecho mal, y decirte que te apoya, aunque no piense como tú. La verdad que pocos amigos son así, por eso me cuesta tanto trabajo no venirme abajo cuando mis ilusiones se rompen.

viernes, 11 de febrero de 2011

Sé que va a pasar, pero tampoco hago nada para evitarlo.
Me hago ilusiones rápidamente. Incluso me las hacen. Puede que yo también las haga. Pero intento no destruirlas. A veces siento que vivo en un mundo paralelo en el que la gente vive su vida independientemente de la mía. No puedo pretender ser una persona que no soy, pero te puedo asegurar que conmigo te divertirás, y soñaras, te reirás, y un montón de cosas más. Puedo añadir la sal que le falta a tu vida, o endulzarla con cariño día tras días. Hay un montón de cosas que no hago, y todo por… eso.

sábado, 5 de febrero de 2011

entre veleros y salchichones

No sé si pararme o mirarte, decirte hola o tal vez seguir adelante. Eran momentos de agobios y empujones, pero fue tenerte a medio metro, y todo giró. Giró hasta tal punto que mientras yo te comía con la mirada, tú me esquivabas. Cuando ya todo estaba perdido, otra vez pasó.
L
(otra oportunidad que dejé pasar)