martes, 25 de enero de 2011

Aquel que no llora, no puede ver.

Nos reímos constantemente sin hacernos eco de lo que puede estar pasando en otra parte del mundo. El dolor que se siente al perder a alguien, ya sea físicamente o porque nuestro amor nos ha dicho adiós. Ese dolor que hace que nos doblemos, y que no consigamos rompernos, que ya no veamos la luz al final del día, y que nos acostemos con ganas de no despertarnos nunca. Y cuando despertemos que todo haya acabado. El frío que sentimos, y la soledad que nos acompaña. No somos cocientes del daño que puede llegar a causar una ausencia, y el vacío que se siente al ver que todo ha cambiado, que las trampas del día están ahí día sí y día también. Las cosas cambian, no se sabe si para bien o para mal, pero siempre cambian, y la gente siempre se marcha. De una manera o de otra, la gente no vuelve. Los buenos y los malos van al mismo sitio. No se sabe donde. Nos esforzamos por ser mejores personas sin saber la repercusión que eso puede tener. Hoy la sé. Sí. Si eres buena persona, y te esfuerzas día a día por serlo, notaras el cariño de los demás, y ellos compartirán tu dolor. En cambio, si dejas tu vida de lado, y eliges el camino fácil y egoísta, lo único que conseguirás es que todos te olviden fácilmente.

sábado, 22 de enero de 2011

un día de mayo


Fue una sensación ridícula, igual que yo me sentía. Me acosté con los primeros rayos de luz, sin saber bien lo que había pasado, y todo sin beber. Era tal la sensación, que no sabía ni quien era. Un par de horas fuera de casa, a la intemperie, bajo un techo de esperanza, que poco hizo en aquella noche tan calurosa y tan fresca a partir de las 5 de la mañana. Lluvia era lo que agonizaba el tiempo, para dejar más tarde los pelos encrespados. Un camino lleno de pensamientos angustiosos, y de mil remordimientos. Era ese el momento, era ese el adecuado para que no hubiera pasado esto. No dormia, y lo único que hice fue quitarme tu tacto de mis uñas con acetona, para así olvidarme de todo y empezar a ser yo.

giraban las estrellas, yo quise estar con ellas


Increíble los momentos vividos y que en estos momentos no recuerdo. Se han ido borrando, mientras almacenaba sensaciones extrañas a la par que triste que mi cuerpo iba experimentando. He acariciado la felicidad una y otra vez, pero muchas más veces he conocido la tristeza personificada. La primera palabra, el primer amor, y el primer dolor que de verdad sentí en mi corazón. Son muchos los momentos que hoy forman parte de mi, y que por fortuna o desgracia no recuerdo, y me gustaría recordarlos para volver una y otra vez a ellos, a disfrutar, y a reír. Para contagiarme del espíritu de aquellos días, o de aquel segundo.

viernes, 21 de enero de 2011

algún día


volver a ...
Atrasar el despertador 5 minutos más, desayunar pan con bacon y agua, esperar más de una hora a que la gente esté lista, subir y lavarse los dientes corriendo, echar mil fotos, hacer 999 videos, Mc Donals, mirar las fotos una y otra vez, reír, pararse, reír otra vez, subir, bajar, metro, agarrarse, reír, burguer king, llegar a la cama, meterse a la ducha, salir al pasillo, reír, ir a la habitación de al lado, dormir. Londres

Caminos


Caminos que se separan, y que se vuelven a juntar. Personas que no se hablan y se vuelven a amar. Lágrimas de tristeza, y de alegría a la par.

miércoles, 19 de enero de 2011

lo soy :)


¿Te comes la cabeza? No. ¿Estás todo el día riéndote? Creo que sí. ¿Lloras a menudo? De vez en cuando.¿Pero compensa lo bueno? Claro. Entoncés no le des mas vueltas, eres feliz. ¿Qué más quieres?


leyton 517

- Espera!
- ¿Qué?
- Te odio
- ¿Qué?
- Me has destrozado la vida, no deberias haber vuelto.

domingo, 16 de enero de 2011


La extraña sensación, o quizás no tan extraña. Esa en la que de repente echo de menos a todos, las risas, y las ojeras de las 8 de la mañana. Los paseos de ida y venida del instituto, y las largas clases de economía a primera del día. Los "¿Como llevo el pelo?" y los "¿Te vienes a la cantina que tengo hambre?" No puedo negarlo, me duele saber que ya nada será como antes, que es hora de ser mayor. Los días pasan, y los recuerdos quedan en la memoria con la esperanza de ser recordados día sí y día también. Hasta echo de menos pasar frío y correr al lado de la estufa para calentarnos el culo. Echo de menos los minutos eternos que tenía cada clase, cada 2 segundos. Incluso echo de menos a los dos de la última fila, y a los dos de la de delante, que no se enteraban de nah. La verdad, espero que esta sensación solo me dé los domingos por la noche, porque si me da el resto de días, no sé que voy a hacer. Y parece que fue ayer, la graduación, la despedida. Nunca me he sentido tan unida a alguien, he querido tanto y me he reido tan fuerte. A veces tengo la sensación de que ha sido ayer, y otras veces, de que son los recuerdos de otro...






jueves, 6 de enero de 2011

5x07, (508)

Hay veces que tomamos una decisión incorrecta, simplemente por miedo a no saber que hacer después. Podemos vivir con la inseguridad el resto de nuestra vida o enfrentarnos al que hubiera pasado si hubiéramos escogido otra opción. Nos arrepentimos y lloramos en lugar de luchar y encontrar otra vez ese camino, el cual nos permitía soñar y volar, mientras sonreíamos al mundo. Una vez admitido el error, intentamos buscar el camino, e insistimos en que tenemos que ser pesados con el tema pero es que no hay otras. Estamos a punto de perderlo todo y es el momento indicado para rozar la alegría, tal vez, por última vez. Quien sabe si volveremos a encontrar ese camino que nos trajo la felicidad a nuestros pies y no supimos valorarla, ya que éramos egoístas de nuestros propios sueños, y deseos. No nos dábamos cuenta que gracias a esa bandeja de plata podíamos sonreír hasta durmiendo, y soñar hasta despiertos.
Es ahora cuando nos damos cuenta que ya no queda nada de aquella libertad de elegir que opción era mejor para vivir, pero también es ahora, una vez admitidos los errores, de escarmentar y saber elegir con el corazón que queremos. A quien queremos. Cuando vea que el sol ya no sale, entonces la esperanza habrá acabado pero tengo la certeza de que mañana a las 6 y media estarán los primeros rayos de sol en la calle, dando la bienvenida a un nuevo día, y después escondiéndose para así recibir con más intensidad al siguiente.

http://www.youtube.com/watch?v=e1q6LuG1yRw

miércoles, 5 de enero de 2011

Confianza.

La confianza se pierde cuando una persona no pone interés, cuando ya todo le da igual. Puedo estar sin ver a una amiga meses y cuando la veo, contarle mi vida en un minuto y en cambio, a quien tengo más oportunidad de ver, y si no la veo es porque ella no quiere, no me sale contarle nada ni en tan siquiera una noche. Será por algo. Será porque hemos cambiado, o ha cambiado o he cambiado. Pero desde luego, aqui la tonta de turno no me toca ser a mi.

lunes, 3 de enero de 2011

No me conocen. Se piensan cosas que no son. No intento ir de prepotente, ni de chula, ni voy por detrás. Soy muy clara, aunque a veces me cuesta decir las cosas. No creo que sea egoista por querer a alguien, ni hago las cosas por venganza. No soy rencorosa, aunque hay veces que me muero de ganas de serlo y recordar todo lo que me han hecho. Pero pienso que no merece la pena.

Date por aludida

Me he podido equivocar una y otra vez. Y seguramente me vuelva a equivocar, y me vuelva a ilusionar con pequeños detalles. Detalles que son FALSOS, como las personas que los tienen.

domingo, 2 de enero de 2011

sólo eso

SON GANAS DE LLORAR.

MENTIRAS y VERDADES

Lo que cuesta decir la verdad, y lo fácil que es la mentira. Siempre decimos que con la verdad se va a todas partes, pero luego todos somos los primeros que decidimos mentir para asi no hacer daño. La verdad que en estos momentos no hablo por mi, yo solo oculto para de mi verdad. DE LA MÍA. Pero ¿tú? Siempre diciendo que me quieres, pero luego a la mínina te olvidas de mi... La verdad, que prefiero que te olvides de mi para siempre, y que no vuelvas en este plan.

Empezamos bien

Sí, demasiado bien. Basta ya de vender humo, y de ser fantasma. Que las cosas si tienen que ser así serán, ya vendrán tiempos mejores para mí. Lo que veo injusto es que todos necesiten a alguien para su quebraderos de cabeza, y a mi no se me permita tal sensatez. A mi solo me necesitan para cubrir tiempo de aburrimiento, con los demás es con quien se quedan los buenos momentos. Me da rabia, porque presto toda mi confianza enseguida, y luego ¿Donde está? Pues sí, ahí. Pisoteada. Y es entonces cuando dejo todas mis predicciones del 2011 de lado, porque esto me supera. Saben que no soporto ciertas cosas, y aún así, sabiendo cuales son, se repiten. Me da rabia, y cada día tengo más clara una cosa: Me iré. Y no seré tan buena como aparento. Pero ¿Por qué tengo que irme yo? Que se vayan los demás. Yo estoy agusto conmigo misma, y con mi alrededor, con lo único que discrepo es con cierta amistad. Amistad, eso pensaba yo.
JÁ!