miércoles, 31 de marzo de 2010


Londres, una metrópoli que te deja sin palabras. El aire llega y arrasa, la lluvia te hace volar y el sol te hace soñar. Te deja la voz oxidada y las miradas olvidadas.


Extraño tanto tu aroma, y el silencio de tu voz. Extraño tu mirada clavada en mis ojos, las horas muertas diciendo tonterias y riendo sin parar. Los madrugones sin dormir, con los ojos inchados y sin peinar, salir corriendo. Esperar y esperar, verte y sonreir.

jueves, 18 de marzo de 2010

Me despierto, un nuevo día floreció junto al sol. Piso el frío suelo y me pongo en pie, camino con los ojos cerrados, tengo confianza en mi misma. Salgo sonriendo a la calle, al ver a mi gente, al verte a ti, percibo miradas que matan y otras que desean, miradas de reojo, de rencor...
Puedo leer pensamientos, buenos, malos; el sol refleja en mis ojos que se vuelven café y los leves brillos dorados de mi cabello, indican que doy la vuelta, entro y vuelta a empezar, un nuevo día lleno de sonrisas, de anécdotas, de tonterias y de mil cosas más quizás. Quizás, hoy toca alguna lágrima y toca algun botezo, algun abrazo entre tantos, alguna muestra de timidez...
Los dias pasan, tengo la conciencia tranquila, y me duele no poder ser quien tú quieras. Me duele y no sabes cuanto.

lunes, 15 de marzo de 2010